En pleno siglo XXI, llevamos una vida estresante, tenemos mil planes, mil cosas que hacer, mil cosas por las que preocuparnos, que nos impiden a veces, centrarnos en nosotros mismos. Nos preguntamos como consiguen las famosas, estar tan perfectas, con una piel tan bien cuidada, con cuerpos definidos y con esas melenas con tanto brillo. Pues bien, podemos pensar que todo eso, es gracias a los caros productos de belleza que consumen. Pero en nuestro día a día, utilizamos y conocemos productos que poseen ciertos componentes buenos para cuidar nuestra piel.

Una de las limpiadoras que podemos utilizar es una mezcla de yogurt y limón.

Anuncios
Anuncios

El limón contiene alfa hidroxi ácidos y vitamina C, lo que lo convierte en una buena opción para pieles grasas y para pieles con acné. Lo aplicamos después de abrir los poros con una toalla con agua caliente. Acto seguido, extendemos la mezcla por la cara, y pasados los diez minutos lo retiramos con agua. Es bueno utilizarlo una vez por semana, suaviza la piel y la aclara, limpiando todos los poros y secando los granitos e imperfecciones de la piel.

Otra opción, es el huevo, pero en este caso, lo usaremos para pieles secas. Se tiene que seguir unos sencillos pasos, ya que tenemos que separar la yema de la clara en dos cuencos distintos. En primero lugar, abrimos los poros con una toalla con agua caliente como en el otro proceso. Removemos la clara, y extendemos por nuestro rostro con movimientos circulares.

Anuncios

Esperamos de diez a quince minutos y retiramos mediante una toalla humedecida. En el siguiente paso aplicamos la yema del huevo como antes, con movimientos circulares. Dejamos reposar otra vez de diez a quince minutos y aclaramos nuestro rostro con ayuda de agua fría para conseguir cerrar los poros.

Son dos procesos muy simples con elementos muy simples también, que tenemos al alcance de nosotros en nuestro día a día, y que según nuestro tipo de piel podemos utilizar, si disponemos de tan solo media hora a la semana para cuidar de nosotras mismas.