Tras la vuelta de las vacaciones y los excesos del verano, una de las cosas que nos preocupa más, a parte de tener que volver a trabajar, es ponernos en forma y deshacernos de los kilos demás. Realizar una dieta es la solución, pero para que sea eficaz tenemos que empezar desde la primera comida del día: el desayuno.

Si estamos deseando adelgazar, el primer error que tenemos que evitar es saltarnos las comidas, y aún menos el desayuno que es la comida principal del día. Pero veamos algunas razones científicas para desayunar si queremos bajar de peso:

  • Según una investigación llevada a cabo con mujeres que sufren de obesidad, desayunar es bueno para perder peso, porque nos da energías y nos impide estar picoteando alimentos pocos sanos a lo largo del día porque nos entran ataques de hambre.
  • No desayunar no favorece el control de peso, de hecho a través de un estudio se ha demostrado que quienes desayunan cereales tienen un menor peso corporal en relación a la talla.
  • Un número considerable de personas que han conseguido adelgazar y mantener el peso durante un largo periodo de tiempo, han incluido en su rutina alimenticia el desayuno. Este estudio se ha realizado con más de 29000 personas, lo cual nos demuestra la autenticidad de esta teoría.

No sólo es importante que desayunemos cada día, sino que lo hagamos bien para que esta comida sea eficaz para deshacerse de los kilos demás.

Anuncios
Anuncios

Claves a tener en cuenta para realizar un buen desayuno:

  • Consumir proteínas magras, ya que son las que nos dan una sensación de saciedad y nos impiden comer a menudo durante el día y además, al ser más difíciles de digerir ayudan a mantener el metabolismo activo.
  • Elegir hidratos bajos en glucosa, por ejemplo los cereales ricos en fibra que nos dan energía, no estimulan el almacenamiento de grasas en el cuerpo y nos permiten controlar el hambre.
  • Controlar las calorías del desayuno, ya que en la dieta esta comida representa un 30% de las calorías diarias recomendadas.
  • Beber líquidos durante el desayuno, para favorecer la hidtratación y distender el estómago.
  • Consumir fibra, ya que es un elemento que requiere más masticación de lo normal demorando la digestión y proporcionando a nuestro cuerpo una sensación de saciedad.

Perder peso no quiere decir solo comer menos, sino comer bien y controlar nuestro apetito.

Anuncios