Se acaban las vacaciones y empieza un nuevo curso y con él la oportunidad de iniciar o retomar aquellas aficiones o retos que tenemos pendientes. Septiembre es el mes de las buenas intenciones. Nos apuntamos al gimnasio, a la academia para aprender inglés, chino o alemán, nos ponemos a dieta…

Yo lo aprovecho para hacer una desintoxicación de los excesos de verano igual que después de Navidad,.para cargar mi cuerpo de energía, para resistir el día a día. Es una forma muy natural de deshacerse de todos los azúcares y calorías extras del verano. Y como dice mi dietista "al igual que limpiamos nuestra casa para poder vivir en ella, es recomendable limpiar nuestro cuerpo una vez al año para preservar nuestra salud".

Anuncios
Anuncios

Para empezar el proceso depurativo es recomendable empezar con caldos depurativos (1 taza en ayuna y otra en la comida). Os dejo una receta que yo utilizo y me funciona, todo es probar:

CALDO DEPURATIVO: en un 1'5 l de agua ponemos 2 cebollas, 6 dientes de ajo, 2 calabacines (para que tenga más consistencia y sea saciante), 2 ramas de apio y un chorro de aceite de oliva. Lo dejamos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas, Lo pasamos por la licuadora y listo para tomar.

Alimentos que ayudan a desintoxicar nuestro cuerpo después de las vacaciones.

· Alcachofas: es antioxidante ayuda a hacer mejor la digestión, es buena para el hígado y la vesícula.

· Remolacha: al tener un alto contenido de fibra ayuda al hígado por tanto a eliminar toxinas del cuerpo.

· Verduras de hojas verdes: ya sean crudas o cocinadas.

Anuncios

· Puerros y berros: diuréticos naturales

· Té verde: ayudas a acelerar la actividad del hígado.

· Agua con limón: contiene vitamina C, ayuda a quemar grasas y es depurativo. Además si lo tomamos por la mañana ayuda a la digestión.

· Fruta: Piña, mandarina, naranja, ciruelas, kiwi, pera, manzana.

Comer frutas y verduras ayuda a depurar el cuerpo gracias al elevado contenido de agua, minerales, fibra (es saciante y ayuda a prevenir el estreñimiento), vitaminas y antioxidantes, además de la riqueza en potasio. Todo ello contribuye a eliminar el exceso de líquidos y toxinas.

Los remedios naturales son una alternativa válida para mantenerse saludable. Además de comer sano, el ejercicio también nos ayuda a eliminar toxinas. Los profesionales de las terapias naturales hacen hincapié en prevenir la aparición de dolencias antes de que éstas aparezcan y su lema es "un organismo bien nutrido y cuidado es menos propenso a contraer enfermedades". En nuestra vida cotidiana son muchas las cosas que podemos hacer para tratar de mejorar nuestra situación ayudando a nuestro cuerpo, desde ejercicio moderado y diario, dormir de 7-8h mínimo, hasta respetar los horarios de las comidas tomándonos nuestro tiempo. Una alimentación y actitud sana y equilibrada, es nuestra mejor arma para sentirnos mejor con nosotros mismos.