Dentro de pocos días comenzarán las clases, precisamente el 3 de setiembre 2014-2015. Tanto los padres como los jóvenes se ponen en campaña para comenzar el año escolar con todos los materiales para el estudio. Pero siempre hay un problema el cambio de #Libros de estudio todos los años. Sabemos que hay una crisis económica importante, el gobierno no da ayudas a los materiales escolares. A los profesores se les ocurre cambiar siempre de textos de estudios cada año. Es que los profesores y el colegio, ¿no se dan cuenta lo que es el gasto de cambiar de textos todos los años?

Antes los padres tenían la facilidad de que el APA o AMPA ayudaba con los cambios de libros, si pasabas a 2do ESO por ejemplo, donabas tus libros para los que iban a ingresar a 1ero ESO y tu cogías los de 3ero ESO y así era menos gastos, lo mismo había antes ayudas por parte del gobierno.

Anuncios
Anuncios

Pero habiendo una crisis económica fuerte, donde quizás el padre o ambos estén en paro es un tanto difícil conseguirlos ya que quizás tengas suerte de conseguirlos o no.

Ahora bien, tanto los profesores y colegio están convencidos que cambiar a nuevos textos es estar al día porque son ediciones nuevas, es que, ¿no tienen dos dedos de frente, para pensar un poquito nada más sobre el gasto enorme que eso provoca? Claro no es el bolsillo de ellos, total son los padres los que se deben moverse para poder comprar los libros exigidos.

Y no olvidemos a los profesores de matemáticas, lengua y lengua extranjera que a mitad de año para después de las vacaciones de invierno, agregan más libros para que los padres deban comprar para sus hijos. Aduciendo que es para que el niño o joven debe practicar y aprender adicionalmente otros temas.

Anuncios

¡Vaya excusa!

Los padres están cansados que encima que quizás están en paro, tengan que hacer esfuerzos mayores para conseguir los libros que se exige a principio del año escolar como a mediados del año escolar. Es una vergüenza que no acepten los libros con los que se trabajó el año pasado, las temáticas siguen siendo las mismas, eso no cambia, quizás están con otras palabras, pero el contenido es el mismo.

Esto es un llamado a los profesores y a los colegios de España para que no se cambie de texto y no pidan más texto que los de cabecera, a los padres le cuesta no solo poder conseguirlos sino el dinero para poder pagarlos.