¿Qué sucede con los matrimonios de ahora? Nadie aguanta ni siquiera un par de años. Se separan o divorcian por cualquier cosa. También están las parejas que solo conviven sin tener un papel de por medio, total si algo no me agrada, pues me deshago del paquete, no es así?

Es verdad, que antes la mujer aguantaba muchas cosas por el qué dirán, también se pensaba en que si una mujer dejaba al esposo por infidelidad del esposo o maltrato no estaba bien, porque se debía aguantar como sea. Era obligación callarse y decir sí a todo lo que su esposo decía.

Y si era abandonada por el esposo o enviudaba, debía guardar su lugar como mujer o como viuda para que los vecinos no hablaran.

Anuncios
Anuncios

Y en caso de que volviera a casarse nuevamente en cualquiera de las dos ocasiones mencionadas, siempre debían no dar de qué hablar a los malos pensadores.

La verdad, que eso de aguantar a un infiel, uno que te pegue o sea un borracho empedernido, o un drogadicto, no se puede soportar así un matrimonio. Hoy las mujeres no aguantan nada, a la primera, los dejan y hacen bien.

El problema es si la mujer es infiel, las tratarán como una loca mientras que el hombre es el machote de cuantas mujeres que tengo, harán ver a una mujer como la pobre cornuda. ¿En qué quedamos? ¿El hombre es un genio y la mujer es una loca? Un poco retrogrado el pensamiento machista.

Hoy tanto el hombre como la mujer, no luchan por un ideal de vida en conjunto cuanto emprenden una vida matrimonial. Hoy se habla de que cada uno debe alcanzar sus metas profesionales y ganar mucho dinero.

Anuncios

¿Los hijos? Bueno, son un accidente de la vida como dijo una mujer en una conferencia que trataba justamente este tema.

¿Cuál es en realidad la meta de un matrimonio o de una pareja en convivencia? Porque todo es pasión al principio, pero la realidad de la convivencia es otra. Puede que haya diferencias irreconciliables cuando se convive y se aprende a ver una realidad que no era tan idílica como cuando se han conocido o el mismo desgaste porque la economía no alcanza en el hogar y es otro de los factores que contribuyen a que una pareja se separe y divorcie y no se luche por salir adelante.