Las cadenas de comida rápida quieren mejorar su imagen y para ello ofrecen opciones de comida "sana", pero ¿ qué es lo que funciona? Muchas de ellas ofrecen como opciones variedad de ensaladas y de postres frutas o yogures, en diferentes versiones. El mercado ha cambiado la gente necesita de comida rápida, pero porque no elegir rápida y saludable. Ya hace años que nos venimos preocupando de comer un poco más saludable. Pero estas empresas lo que nos ofrecen ¿es saludable? 

Una de las grandes cadenas nos ha ofrecido patatas con un 30% menos de calorías, pero a la hora de la verdad, tuvieron que retirarlas, porque nadie quería consumirlas, estamos tan acostumbrados a comer en estos sitios patatas grasientas, que es difícil cambiar esa costumbre. Otra gran decepción fue una de las ensaladas que hizo otra gran cadena con nueces, manzana y yogur, totalmente baja en calorías, tampoco se vendió. En las pizzas también tuvieron sus pinitos intentaron con una masa sana de cereales y miel, que tampoco funcionó. 

Estos intentos se han hecho sobre todo en E.E.U.U donde el 30% de la población padece obesidad y donde se consume el 35% de comida rápida. Llegando a tal punto de prohibir juguetes en los menús infantiles para prevenir la obesidad desde niños y en donde tienen obligación de poner en el menú las calorías que se consumen con cada elección. Aunque esta información nutricional no tuvo éxito ya que los clientes seguían eligiendo lo de siempre, lo más calórico. 

Por otra parte una de las investigadoras, recalcó que no todas las opciones que parecían saludables estaban en lo cierto, ya que algunas de las ensaladas que se ofertan debido a sus guarniciones o aderezos pueden llegar a ser mucho más calóricas que una hamburguesa. Tenemos un buen ejemplo de esto y es que una de las ensaladas tiene casi 700 kcal, y una hamburguesa en el mismo establecimiento 306 kcal.
Está en cada uno tomar la decisión correcta en lo que comemos cada vez que vamos a estos establecimientos. Pensemos un poquito en lo que comemos.