Los jóvenes a veces no miden las consecuencias de sus actos. Un grupo de jóvenes de Godella organizaron un viaje de placer a Donostia.

Eran ochos mujeres y ocho varones, todos repartidos en cuatro automóviles. Cómo todo joven llevaban de todo. El primer incidente que tuvieron fue que uno de los componentes en uno de los coches se le cayó el cigarrillo y con tan mala suerte se empezó a quemar la alfombrilla del asiento trasero, a lo que tuvieron que parar y con el tubo de apagar incendios, pudieron extinguirlo sin problemas.

Otro de los coches, el que conducía iba bebiendo cerveza y piso la banquina de la ruta y se fue unos metros más bajo de la ruta, por suerte pudieron volver otra vez a la ruta sanos y salvos con la ayuda de uno de los coches y una soga que pudo volverlo a la ruta.

Anuncios
Anuncios

Allí cambiaron de conductor, ya que el joven que era el dueño del coche, no podía conducir en estado de embriaguez.

Ya llegando a Donostia, uno de los coches había pinchado una rueda, que afortunadamente como no iba tan ligero el coche, no pasó más de una pinchadura desafortunada en el trayecto, pues a los pocos metros pudieron llegar a una gasolinera para poder cambiarla con tranquilidad para continuar su viaje.

Al llegar a Donostia, todo era alegría, pues pasarían una semana estupenda. Fueron a un camping para poder instalarse allí esos días de vacaciones. Con tan mala suerte que una noche fueron asaltados por otros jóvenes en el mismo camping a altas horas de la noche. Solo se llevaron el dinero que tenían para disfrutar y para comprar comestibles y gasolina para los coches. A dos de los varones, les golpearon brutalmente en la cara, pero los malhechores los amenazaron con una pistola que portaban cada uno si gritaban o hacían un movimiento en falso.

Anuncios

Tras ese episodio, llamaron a la policía y a la ambulancia para trasladar a los dos jóvenes que habían sido golpeados. Llamaron a los padres de los afectados quienes viajaron en avión para llegar más rápido al encuentro de sus hijos.

Seguros que esos jóvenes no olvidarán este verano lleno de anécdotas que vivieron y que pensarán bien la próxima vez que deseen hacer unas vacaciones pero a conciencia y más madura. #Valencia