Cuando tienes rencores, se tiene mucha rabia y por consecuencia frustraciones. Es un sentimiento que no nos hace crecer como persona. Pero a raíz, ¿de qué aparecen esos rencores, rabia y frustraciones?

Puede que tengas rencores de pequeña en que tus padres han hecho diferencia entre tus hermanos y tú, también pudo haber pasado que en el colegio tus compañeros no aceptan a una niña o niño como tú. En la adolescencia pudo ser que un joven o jovencita nos rechazara en el coqueteo, en el estudio que quizás no has llegado a nada porque todo lo que empezabas no terminabas, el aspecto físico. En la adultez, una infidelidad, la falta de comunicación, el no ser adinerado, el no tener el puesto de trabajo que otra persona si supo ganárselo o que llegó por acomodo.

Anuncios
Anuncios

Entonces llegan las frustraciones.

Son muchas las rabias internas y rencores que se puede producir en nuestro interior. Sabemos de por sí que tanto los rencores como las rabias es un sentimiento injusto, duro porque somos nosotros quienes deben trabajar en ese sentimiento que no nos hace ver la realidad por frustraciones.

Queremos que toda las personas pasen por lo mismo que nosotros sentimos, porque no somos felices.

Tenemos ese sentimiento de venganza, de que le pase lo mismo que a nosotros para que sepa lo que es sentir un dolor interno, un dolor incapaz de superarlo porque llevamos rencores y rabia al mismo tiempo en nuestro interior.

Pero no podemos "castigar al otro" porque no superamos un obstáculo en nuestra vida. No podemos amargarnos toda nuestra existencia, en vez de sacar partido a un aprendizaje que nos ha tocado vivir en la vida.

Anuncios

Somos nosotros quienes deben revertir esa bronca, esa rabia, ese rencor en cosas positivas, pregúntate no el ¿por qué? Sino el ¿para qué? Para qué me ha servido un rechazo, qué debo cambiar. Las comparaciones no son buenas, tú debes ser único e individual.

Debes sacar ese sentimiento de tu vida debes aprender a ser feliz. Date esa oportunidad de cambiar, no dejes que un sentimiento negativo te paralice la existencia de poder crecer.