Disfruta de la vida con mayor intensidad

Todos buscamos la felicidad, ¿verdad? Desde que nos levantamos hasta acostarnos, gran parte de nuestros esfuerzos van encaminados a ello. Queremos disfrutar al máximo de la vida, sacarle todo su provecho, pero no siempre es posible. Los problemas, las preocupaciones y los obstáculos que vamos encontrando en nuestro camino empañan nuestra visión del mundo y no nos permiten vivir como nos gustaría.

La fuerza está en nosotros mismos

Para gozar plenamente de nuestra existencia, lo primero que debemos hacer es acostumbrarnos a no depender en exceso de las circunstancias externas. Si cada vez que las cosas no salen como lo habíamos previsto nos ponemos de mal humor, nuestra vida se convertirá en un infierno de decepciones.

Anuncios
Anuncios

Si por el contrario, intentamos tomarnos las cosas con mayor deportividad, nos ahorraremos muchos disgustos y estaremos siempre de mejor humor. Para conseguirlo, tan solo tienes que acostumbrarte a pensar de otra manera y no me digas que no se puede, cuando uno quiere, puede.

· No dependas de la opinión de la opinión de los demás. Deja de buscar aprobación de las personas que te rodean. Si actúas así, te sentirás inseguro/a y minará en tu autoestima.

· Muéstrate tal como eres. Tu personalidad es única e intransferible, es la fórmula magistral que hace especial. No renuncies a ella por ser como los demás. Sé personal. ¡Tú puedes!.

· Valora la vida en positivo. Trata de modificar tu perspectiva ante los problemas. En lugar de hundirte y desanimarte, intenta hacer una lectura positiva de lo que te ocurre.

Anuncios

Es lo que los psicólogos denominan resiliencia, es decir, la capacidad de transformar el dolor en energía positiva para seguir adelante con más fuerza.

· Busca pequeños gestos que te proporcionen felicidad. Da un paseo: un poco de ejercicio físico te ayudará a sentirte más animado. Basta con caminar unos 15-20 minutos al día para ver tu cambio.

· Medita. Siéntate en un lugar tranquilo y relajado con música suave de fondo, cierra los ojos y relájate, no pienses en nada concreto.

· Escucha buena música. Disfruta de tus canciones preferidas, te ayudará a reencontrarte contigo mismo/a.

Márcate un objetivo. Piensa en algo que pronto conseguirás, hazte un plan. Sueña y ordena todo para que tu mente y autoestima se alimente de cosas positiva.