Muchas veces las mujeres con tal de vernos elegantes y glamourosas, somos capaces de soportar lo que sea, desde unos tacones que hagan que nos duela la parte delantera de los pies o incluso hasta que los mismos tacones nos saquen ampollas en la parte de atrás del tobillo y en la planta de los pies.

También podemos citar el sujetador, que no cubre todo el contorno de nuestros pechos debido a que no tomamos en cuenta el contorno de nuestra espalda y la copa donde va a calzar según el tamaño de nuestros pechos. O bien, los pantalones ajustados, bien ceñidos en la cintura y cadera para vernos más delgadas, que cuando nos sacamos, la respiración vuelve a la normalidad, pero dejamos una marca en todo el contorno de nuestra cintura que con el correr de las horas van desapareciendo.

Anuncios
Anuncios

Ni hablar de otras prendas ajustadas.

Pero, ¿por qué sufrir? Si uno se pone a pensar bien, afecta nuestra salud. Un calzado no adecuado, puede que a la larga nos afecte la parte de la columna vertebral e inclusive las caderas, también podemos llegar a tener en el futuro problemas con los huesos de rodilla y tendones volviéndolos frágil. Otra, son los juanetes por lo cual deberán consultar con un cirujano ortopédico o las dichosas varices, que hacen que se vuelvan dolorosas en algunos casos.

Con respecto a las prendas ajustadas, hace que todo nuestro cuerpo se pueda resentir a la larga, es el caso de los problemas respiratorios debido a que hemos usado sostenes que no eran los adecuados y que los pechos ya no estén en su lugar y se caigan. Sabemos que el pantalón ajustado por años hace que no circule bien la sangre en las zonas bajas, esto es: caderas, piernas y rodillas.

Anuncios

Pues con el tiempo pueden que aparezcan estrías, varices, dolores musculares que siendo jóvenes no nos damos cuenta. La ropa debe ser la correcta, ni muy ancha ni muy ajustada, lo mismo que el calzado, debe ser cómodo, la planta del pie debe sentir comodidad, en la parte delantera cabe recordar que debe sobrar siempre un dedo según la horma del zapato.