La insuficiencia venosa y el hinchazón de piernas suelen ser trastornos que se producen regularmente en verano a causa de que las temperaturas suben varios grados.

Aquí hay algunos consejos que podéis usar para evitar estas molestias en las piernas. 


La insuficiencia venosa de las extremidades inferiores es un trastorno muy común, que afecta sobre todo en el verano. En esta época del año es muy frecuente que las piernas y los tobillos se hinchen, sobretodo en las mujeres. La insuficiencia venosa puede ser causada por patologías de las venas, como una trombosis venosa, pero a veces también puede ser causada por una perturbación momentánea que hace difícil la circulación de la sangre. En verano se dan muchos casos de insuficiencia provocados por el calor


¿Por qué hay más casos en verano? Eso se debe al aumento de temperatura que se produce en esta época del año. Si sube la temperatura nuestro cuerpo reacciona ante este intenso calor produciendo una vasodilatación. Y aún es más evidente en el caso de las mujeres embarazadas por la presión ejercida por el feto. 


Los síntomas de la insuficiencia venosa son pesadez en los miembros inferiores, calambres nocturnos, edemas en los tobillos, venas varicosas muy obvias (también conocidas como varices). Además, las piernas y los tobillos se notan hinchados y hay sensación de hormigueo en las piernas. Incluso puede haber hiperpigmentación y engrosamiento de la piel que a veces va acompañado de picazón. Estas son todas las señales a tener en cuenta con el fin de diagnosticar rápidamente esta enfermedad, que si no es tratada a tiempo puede causar problemas más graves en las venas, como flebitis y tromboflebitis. 


Estos son algunos consejos a seguir para casos de insuficiencia venosa y piernas hinchadas:

Para hacer frente a este problema, en el caso de la insuficiencia venosa es recomendable usar calcetines elastocontenitivos.

Anuncios
Anuncios

Si son casos más graves y se presentan complicaciones se deberá intervenir quirúrgicamente.

Es recomendable hacer deporte, tratar de mantener un peso estable, mover las piernas durante el día y usar ropa y zapatos que no sean muy rígidos y que sean cómodos.

Por la noche hay que dormir con los pies un poco elevados, puedes usar un cojín o una manta que te los eleve.

Y vigilar lo que comemos. El arandano puede ser un gran aliado para estos casos. Así como evitar vicios como el alcohol y el tabaco.

También podéis usar productos naturales como centella asiática, rusco, vid roja y arándano negro que os servirán contra las piernas hinchadas y la insuficiencia venosa. Pregunta siempre al farmacéutico o tu herborista antes de empezar a tomarlo.