Muchas veces en nuestra vida usamos la frase "te perdono", pero hay que entender el significado de esta frase para saber si queda sólo en eso, una frase, o si está llena de significado en el momento de usarla.

¿Qué quiere decir perdonar ...? Si buscamos el significado de esta palabra en el diccionario de la Real Academia Española, nos dice que perdonar significa:

"Dicho de quien ha sido perjudicado por ello: Remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa".

Esto está muy bien, pero sólo es una definición. Si lo leemos, podemos entender el significado léxico de esta palabra y según la definición leída podemos responder sí o no a la pregunta inicial:

¿Perdonamos realmente cuando damos nuestro perdón?

Este acto, es sólo superficial si lo hacemos con la mente.
Para saber si realmente perdonamos o no, hay que trascender a las palabras y viajar hacia las emociones.


Hay que vivir, hay que experimentar el hecho de perdonar en nuestra propia persona para poder saber si realmente perdonamos o no. Entonces... ¿Cómo sé que realmente estoy perdonando, desde el corazón ..., desde la emoción ..., desde la experiencia ...?


La respuesta está en tu interior. Es decir, habrás logrado perdonar cuando realmente aceptes, desde el amor y la comprensión, los hechos que motivaron tu enfado hacia otra persona. Si no aceptas lo que la otra persona hizo y que te enojó no habrás perdonado realmente, sólo lo habrás dicho pero seguirás pensando lo mismo, seguirás recordando ese enfado, seguirás juzgando a la persona por ese acto.


Sólo lo lograrás cuando comprendas desde el corazón y con amor que la otra parte no actuó con mala fe para herirte, sino que simplemente no supo hacerlo de otra forma, es decir, que con las limitaciones que tenía en ese momento no supo encontrar un camino más adecuado para actuar. O simplemente cambiando el resentimiento por amor en esa persona.

Cuando eres capaz de hacer esto desde el corazón es cuando realmente perdonas, y no solo a la persona que te hirió sino a ti mismo. En este momento es cuando vuelves a recuperar la paz y sientes una sensación de serenidad que te invade. Cuando perdonas mejora tu calidad de vida. Ese es el resultado del perdón real y si no lo sientes así es que aún no has lograrlo perdonarlo.