Perder peso es una de las mayores preocupaciones cuando llega el verano. Pero muchos solemos recurrir a esas dietas que en ocasiones parecen una forma elegante y lenta de suicidarse. En realidad hay unos trucos sencillos y fáciles de aplicar a tu vida cotidiana para adelgazar sin la necesidad de adoptar un plan "radical".

Por ejemplo: ¿conoces las semidietas? Es una de las maneras de perder peso sin hacer dieta, sino simplemente cambiando la manera en que comemos. Se trata de hacer el desayuno y la comida libre y abundante pero controlar más la merienda y la cena. 

Aparte de eso, haz deporte. Pero si vas al gimnasio para quemar calorías luego evita comerte la nevera cuando vuelvas. Que hagas ejercicio no quiere decir que luego para compensar puedas comerte lo que quieras.

Anuncios
Anuncios

¿Cómo hacer que tus horas de gimnasio valgan la pena? Unas cuantas piezas de fruta aproximadamente hora y media antes de hacer deporte y una barrita de cereales después.

 La tele engorda. ¿En qué sentido? Se ha comprobado que los que comen mientras ven la televisión  ingieren más alimentos que los que comen sin distracciones. Tienes que visualizar lo que vas a comer mientras lo preparas, concentrarte en la comida te ayudará a no excederte en la cantidad. Así que apaga la tele y aprovecha para pensar en ti mientras cocinas y de paso, porque no,  pierde peso. Es tu ritual diario.

Hacer ejercicio a primera hora y en ayunas te ayuda a quemar más grasa, un 20% más que si lo haces en otro momento del día. No hace falta que vayas a correr, si te da pereza puede ser suficiente caminar entre 15 y 30 minutos cada día: aprovecha para ir a hacer la compra, ir  a tirar la basura por la noche y dar la vuelta a la manzana o simplemente para tomar el aire.

Anuncios

Descansar también es importante. La falta de sueño  produce cambios en el metabolismo que te hacen engordar. Está científicamente comprobado que dormir ocho horas diarias ayuda a mantener tu equilibrio mental y regula tu organismo.

Y para los que buscan algo más, también existen técnicas alternativas como el reiki que ayuda a rebajar la ansiedad a través de técnicas de respiración y al mismo tiempo a perder peso.

Inflar un globo al día es como hacer abdominales sin ir al gimnasio. Así que cuando un niño te pida que le hinches un globo hazlo: por él y por ti.

En resumen (para los más perezosos):

  • camina entre 15 y 30 minutos cada día.
  • deja de ver la tele mientras comes.
  • controla tu respiración e infla un globo al día.

No sólo adelgazarás, sino que también encontrarás equilibrio entre mente y cuerpo.