En primer lugar explicar que no importa lo sana que sea la comida, si no te lavas los dientes y dejas que se queden restos en la boca estos provocarán que las bacterias se multipliquen y que aparezca el antiestético sarro que luego puede derivar en otras enfermedades de las encías y los dientes. También debes saber que en la boca hay tanto bacterias "buenas" que protegen tus dientes como bacterias "malas" que los destruyen, los enjuagues bucales no hacen distinción y las matan todas por lo que si abusas de ellos no sólo no estarás protegiendo tus dientes sino que además conseguirás el efecto contrario al deseado. Por eso sólo deberías enjuagarte una vez a la semana.

Anuncios
Anuncios

Pero todavía mejor sería que te hicieras un enjuague casero con agua y unas gotitas de agua oxigenada que esa sí respetará las bacterias buenas de la boca.

Y ahora hablemos de los alimentos, todos sabemos que el azúcar es malo para los dientes pero ¿Qué tipo de azúcar? Pues todos por supuesto, no sólo el de las golosinas y el de las bebidas azucaradas; los hidratos de carbono refinados con almidón como las patatas fritas, el pan y las pastas, también. Los almidones son hidratos de carbono simples, que pueden romperse en azúcares simples y provocar caries en los dientes de igual forma que los caramelos.

Luego está la fruta, es importante tomar fruta todos los días pero hay que tener cuidado con los cítricos como la naranja, el limón y el pomelo. Su acidez erosionará el esmalte de tus dientes acelerando el avance de las caries.

Anuncios

De la misma manera el café, el té negro y el vino provocarán manchas en tus dientes que en el caso del café pueden resistir hasta los tratamientos blanqueadores.

La mejor manera de cuidar tus dientes, además de cepillarlos a diario y pasarse el hilo dental, es salivando mucho. La saliva ayuda a mantener a raya las caries puesto que diluye los azúcares y nos ayuda a reducir la acidez de nuestra boca. Una buena masticación de los alimentos nos ayudará a salivar más y también los chicles pero asegúrate que sean chicles sin azúcar. Otra buena forma de ayudar a tus dientes es tomando mucha leche y productos lácteos. Los dientes están formados mayormente por calcio y el queso y la leche son la mejor manera de asegurarse de aportar la suficiente cantidad de calcio para cuidar nuestros dientes. Si no puedes debido a una alergia alimenticia puedes aportar la misma cantidad de calcio con leche de soja o con verduras de hoja verde como la col China o el brócoli y también el tofu.

Por último no olvidar que es importante visitar al dentista al menos dos veces al año. Ellos serán los que mejor sepan identificar tus problemas bucales y recomendarte la mejor actuación en consecuencia.