Las reglas de oro para ser un buen amante, tanto mujeres como hombres

Todos sabemos que desde Casanova hasta Juan De Marco han sido amantes célebres que han atribuido su éxito a fórmulas magistrales y extraños elixires. Pero para triunfar en el arte del amor, no es necesario recurrir a pociones mágicas ni recetas milagrosas o ir a brujas para hacer amarres. Basta con tener una buena predisposición para ser un buen amante siempre, no solo durante un noviazgo por ejemplo.

Preparándote para la cita. Siempre necesitamos preparar un ambiente agradable para tener nuestra cita con nuestra pareja. Coloca velas y velones, flores de colores, música suave, pétalos de rosas esparcidas sobre la cama.

Anuncios
Anuncios

Todo debe estar impecable y agradable a los ojos de nuestra pareja y para ti, pues los sentidos juegan muy bien su papel.

Adelántate a sus deseos. Sorprende a tu pareja con los besos y las caricias que sabes que le gustan. Para ello, debes practicar la empatía, es decir, saber ponerte en la piel del otro y conocer sus preferencias. También muchas veces, nos encantan los gestos como dejar una notita en la cama o refrigerador diciendo: "te amo" o "te invito a cenar esta noche, ¡prepárate!". O dejar una carta con nuestros sentimientos en la almohada.

Dedica más tiempo a las preliminares. No permitas que las prisas entren en el dormitorio. Destina el tiempo que necesites para estimular a tu pareja. Además de enriquecer las relaciones, lograrás que el placer final sea más intenso y más dulce.

Anuncios

Trata de sincronizar los ritmos. A la hora de entrar en acción, cada componente de la pareja tiene sus ritmos. No es extraño, por lo tanto, que en la mayoría de las parejas exista un problema de coordinación. Si vas más rápido que tu media naranja, trata de esperarla, si vas más lento, acelera tu ritmo con estímulos como ropa sexy, videos, etc.

Haz que se sienta especial. Trata a tu pareja con diferencias, hazle saber lo atractiva o atractivo que se ve y la satisfacción y bendición de tenerla/o a ella/o en tu vida. La admiración tiene un efecto "boomerang" y te recompensará tu interés con creces.