Este verano puedes preparar no sólo batidos de fruta fresca sino también de verduras. Puedes refrescarte y cuidarte al mismo tiempo. Elige lo natural, elige lo sano. Algunas bebidas industriales, por no decir la mayoría, suelen contener demasiados azúcares que son perjudiciales para nuestra salud así que la mejor de hidratarte en verano es preparar tus propias bebidas refrescantes en casa.

El calor puede ser perjudicial e incluso peligroso si sobrepasa los 35ºC de temperatura, sobretodo para los que sufren de baja presión arterial. Uno de los mayores peligros de las altas temperaturas es por culpa de la deshidratación que provoca síntomas como fatiga, dolor de cabeza y disminución de la presión arterial. La clave para que esto no ocurra es mantener siempre una buena hidratación del cuerpo. Si nuestro cuerpo recibe la cantidad adecuada de líquido para el buen funcionamiento de nuestro organismo no nos deshidrataremos.

Por lo general solemos pensar en el agua cuando hablamos de hidratarnos pero no tiene porque ser siempre agua. Podemos obtener agua también de los alimentos y de bebidas refrescantes hechas a base de fruta y/o verdura fresca. Un recurso muy bueno y que está muy de moda son los "smoothies", excelentes para captar los principales nutrientes en nuestro cuerpo, y también para aportar suficiente energía y vitaminas.

Además puedes tomar uno diferente cada día ya que puedes preparar licuados y batidos con prácticamente todas las frutas y verduras que existen. Eso sí, cuando los mezcles tienes que saber hacerlo para tener un jugo bueno y que sea saludable para ti aportándote los nutrientes necesarios y sin que haya un exceso de azúcar. Lo ideal es que no lo endulces pero si prefieres ponerle un poco de azúcar trata que sea azúcar moreno, miel o Stevia. Aunque si preparas los licuados con alguna pieza de fruta no hará falta que añadas ningún edulcorante.

Desde este artículo os sugerimos cuatro combinaciones ricos en minerales y que seguro que te gustarán:

1. Piña con zanahoria, naranja y jengibre

Un clásico entre los jugos. Este zumo es rico en vitamina C (naranja y jengibre) y vitamina A (zanahoria). Además, la piña es drenante y ayuda a digerir los alimentos y a desinflar el vientre. Ideal para la piel y para mantener el peso.

2. Batido de plátano, kiwi, menta y apio

Gran fuente de potasio y vitamina C. Con la menta aún resulta más refrescante y con un intenso y agradable olor.

3. Smoothie verde con espinacas, melón, arándanos y leche de almendras

Este es uno de los batidos más antioxidantes y nutritivos que existe. También puedes sustituir el melón por aguacate y endulzado al gusto con un poco de miel.


4. Smoothie verde con peras, pepino y hojas verdes

Para este smoothie puedes elegir los vegetales de hoja verde que más te gusten; acelgas, por ejemplo.

Anuncios
Anuncios

Mezcla tu ingrediente de elección con un par de peras maduras y un pepino pequeño . Añade unas gotas de zumo de limón. Este jugo es ideal para estabilizar la presión e hidratar el cuerpo.