Ya se ha demostrado de sobras que seguir una dieta mal equilibrada aumenta el riesgo de sufrir ciertas enfermedades yen cambio si cuidas tu alimentación eligiendo los alimentos más saludables puedes evitar e incluso revertir algunas enfermedades. Por ejemplo, estudios recientes confirman que comer demasiada carne roja incrementa el riesgo de padecer #Cáncer de mama.


Por otro lado, se conoce que tomar una buena cantidad de fibras ayuda a combatir el riesgo de cáncer (particularmente el cáncer de colon y el de la mama). Normalmente las personas que siguen una dieta vegetariana y vegana captan una gran cantidad de fibra en su dieta, por eso en este sentido se dice que es una dieta que ayuda a la prevención de cáncer.


Tal como confirma la asociación de investigación del cáncer AIRC seguir una dieta vegetariana o vegana reduce el riesgo de cáncer incluso hasta un 12%. Este porcentaje aún es mayor si hablamos de leucemia, cáncer de estómago o cáncer de vejiga, con una reducción del riesgo de padecer este tipo de cáncer que se eleva hasta un 45%.


Pero desafortunadamente el cáncer no se genera por una sola causa así que hay muchos otros factores que podrían desencadenar la aparición de un tumor. Aún así, Si mantenemos un estilo de vida saludable, realizamos ejercicio diariamente, no fumamos ni bebemos y seguimos una dieta vegana o vegetariana lograremos reducir en gran medida el riesgo de sufrir esta enfermedad.


Personalmente, tengo que admitir que no he empezado a seguir una dieta vegana por razones de salud sino más bien por el amor por los animales y la vida en general, pero debo decir que cuando hice esta elección me empecé a sentir mucho mejor. Siempre teniendo en cuenta mantener una buena dieta equilibrada que me permita conseguir los nutrientes necesarios para mi buena salud. Por lo tanto, prestar atención a la cantidad tomada de hierro, zinc, calcio, vitamina B12, vitamina D, grasas omega-3,etc. Y si además ayuda a prevenir la aparición de tumores es un motivo más para continuar con esta dieta.


Así que podríamos decir que la dieta vegana y la dieta vegetariana ayudan a reducir el riesgo de padecer cáncer.