El verano es una época del año en la que las ganas de perder peso de forma rápida incrementa y con ello también aumentan las ofertas de dietas engañosas y peligrosas para la salud. Sobretodo las dietas en las que se anima al consumidor a comer un único alimento.


Las dietas milagrosas no existen y todas las dietas que se basan en alimentarse a base de un sólo producto tienen que descartarse por completo, no son buenas para nuestra salud por mucho que así nos las quieran vender. Durante el verano muchas personas intentan estar en mejor forma y conseguir reducir esos kilos de más y por eso hay más ofertas de productos y dietas que confirman y aseguran que bajarás mucho peso en poco tiempo sin tener en cuenta ni la salud de las personas ni el efecto rebote que la mayoría de estas dietas provocan.

Este año toca la dieta del café. Esta dieta se ha hecho famosa en las redes en las que se vende un tipo de café como alimento principal para deshacerse de la grasa rápidamente, pero en realidad el consumo excesivo de café tiene varios efectos secundarios. Entre estos efectos no deseados del consumo excesivo de café destacamos por ejemplo el aumento de estados de ansiedad y psicosis porque incrementa la secreción de dopamina y adrenalina en el cuerpo. La cafeína es una sustancia psicoactiva y probablemente pocas personas saben que tomada en exceso incluso puede desencadenar una especie de alucinación puntuales como por ejemplo escuchar ruidos que no existen. Además, beber demasiado café puede provocar espasmos musculares. Y destacamos también su efecto negativo sobre nuestros huesos ya que el café en exceso aumenta el riesgo de padecer osteoporosis según un estudio publicado en el Journal of Bine and Mineral Research.

No es aconsejable seguir ninguna dieta que se base en un único alimento, y aún peor si es que puede ser peor, un alimento en exceso.

Este tipo de dietas no ofrecen soluciones reales a la necesidad de reducir el peso. Nunca hay que dejar de mantener una dieta equilibrada en proporciones necesarias y suficientes para nuestra salud.
Para perder peso hay que hacer comidas ligeras, comer frutas y verduras, carbohidratos y especialmente grasa, y siempre acompañarlo de una actividad física adecuada. Vale la pena señalar que no existen dietas milagro. Una forma física envidiable es el resultado de una dieta equilibrada durante mucho tiempo. Sólo así puedes mantener tu peso ideal y no poner en riesgo tu salud.