Nuestra piel es muy delicada, por eso debemos de protegerla. Las quemaduras ocurren después de exponerse un largo tiempo al sol  o a otro tipo de luz ultravioleta, por eso debemos evitar tomar el sol durante mucho tiempo y es aconsejable utilizar productos de protección solar. Cuando tienes una quemadura solar en la piel, esta se vuelve roja, y después dependiendo de la quemadura te aparecerán ampollas en unos horas o días. Cuando la piel comienza a ponerse roja, comenzará el dolor entre las cinco y uarenta y seis horas después de la exposición al sol.

Una quemadura en una persona de piel clara  puede ocurrir en quince minutos de exposición  al sol del mediodía mientras que las personas con piel oscura puede aguantar la misma exposición por horas. Hay que tener claro que si no usamos protectores solares seremos mas propensos de tener quemaduras solares, teniendo en cuenta que es una de las causas de envejecimiento de la piel, ademas del cáncer de piel que aparece por lo general en la edad adulta, causado desde muy temprano en la niñez. Por eso es importante proteger a nuestros hijos desde que son bebés.

Los niños  y los bebés son muy sensibles  a las quemaduras del sol.

Anuncios
Anuncios

Los rayos de sol más fuertes son a partir de las diez de la mañana hasta las cinco de la tarde. El reflejo del agua, la nieve o la arena puede intensificar los rayos solares. Hay efectos secundarios como dolor de cabeza, mareo, vómitos o escalofríos, que nos  indican una  enfermedad por calor, como un golpe de calor o insolación. Es recomendable ir al médico para que determine la gravedad de la quemadura. Por eso evitemos cualquier exposición al sol mientras nos curamos de las ampollas.

Utilicemos geles, loción hidratante, compresas húmedas o frías, loción de áloe vera, que ayudan a refrescarse. También es recomendable tomar mucha agua y zumos.  Antes de salir de casa, para protegerte del sol, aplícate media hora antes el protector. Solo así disfrutarás ahora que ya estamos en verano.

Anuncios

Con todos estos buenos consejos, ¡a por las vacaciones con tu protector solar!