Somos personas que estamos acostumbrados a vivir en sociedad y no en soledad. No solo necesitamos compañía, sino también en alguien en quien confiar, salir a divertirnos, sentir que en las buenas y malas tenemos a alguien a nuestro lado, contar nuestros problemas sin que nos juzguen, etc.

Para hacer amistades, no hay que esperar a que vengan sino a realizar un esfuerzo para abrirnos a ello. Si tratas a la gente que te rodea como si fueran ya tus amigos, establecerás un clima de confianza que facilitará mucho más las cosas o no, siempre depende de la otra persona qué es lo que busca realmente y qué concepto tiene de la amistad.

Anuncios
Anuncios

Presta atención a los que te rodean. En una conversación trata de centrarte más en la otra persona que en ti mismo/a. Se pueden ganar amigos si se interesan mutuamente por forjar una buena amistad sana. Escucha las palabras con atención del que llegue a darte amistad. Habla sobre todo de temas que ambos les interesen y no se extiendan en exceso hablando de vuestros problemas privados. De esta manera, lograrán ofrecer una muy buena impresión sin demasiado esfuerzo. ¿A quién no le gusta que se les escuche?

Demuéstrales tu autoestima y tu gratitud. No se trata de hacer la rosca sino de reconocer de forma sincera los logros de las personas que te rodean. A tus amistades les encantará saber que aprecias sus esfuerzos y valía personal, así como también ellos deben reconocer en ti lo que tú reconoces de ellos.

Anuncios

Sé respetuoso/a. Todo el mundo merece respeto incluso a aquellos que no te lo demuestren a ti. Siempre sé educado/a y mantén las formas evitando entrar en discusiones, al menos al principio de una relación de amistad. Los demás se darán cuenta enseguida de que eres una persona de valor.

Sé sincero/a. Dice un refrán: "se pilla antes a un mentiroso que a un cojo" y es verdad. Si no dices la verdad, tarde o temprano se descubrirá. A veces las personas por ganarse un lugar y ser aceptados, incurren a la mentira por eso sé auténtico/a y destaca tu singularidad.