Muchas mujeres al mirarse al espejo ven su rostro cansado sin brillo. Es entonces donde debes hacer un análisis de tu piel. Preguntarte: ¿por qué tu piel no tiene brillo? ¿me alimento cómo debo para que mi piel se vea sana? ¿tomo lo suficiente de agua para hidratarme de adentro hacia afuera? ¿te limpias la cara a la mañana y a la noche? ¿tienes constancia de darle el cuidado con cremas, lociones, limpieza profunda?

Te daré consejos para que tengas en cuenta aunque seguramente lo sabes muy bien todo el ritual que debes hacer con la piel sana y limpia de tu rostro.

Trucos

Mírate bien al espejo, analiza todas las preguntas que he formulado pero a conciencia.

Anuncios
Anuncios

Primer paso: comienza a mojar tu rostro y cuello con agua, lo secas un poco y en un bol previo mezclas dos cucharadas de azúcar con trozos pequeños de jabón, debe formarse una pasta. Y con una esponja redonda para rostro que se compra en Mercadona o Consum, lo mojas y te lo pasas por todo el rostro y cuello, no raspes la piel si das movimientos circulares en cada parte de la cara sin tocar los ojos. Luego de hacer esa limpieza, enjuagas con bastante agua. Seca bien todo tu rostro y cuello.

Segundo paso: en un bol echas dos dedos en horizontal de aceite de oliva y una cucharadita de miel, lo mezclas muy bien. Lo vas untando por todo el rostro y cuello. Una vez cubierto todo el rostro y cuello, te colocas en el sofá o cama y colocas dos bolsitas de té tibio en los ojos, todo eso lo dejarás unos 20 minutos.

Anuncios

Luego, tiras las bolsitas de té y enjuagas muy bien tu rostro y cuello. Te secas bien con cuidado.

Tercer paso: Te colocas una hidratante para el día y una crema de noche después de cada limpieza. Verás cómo tu rostro y cuello ha cambiado totalmente. La verás más limpia, blanca y fresca.