Overspending: un problema para muchas personas que no son conscientes del daño infligido a su estado financiero por un gasto excesivo. Son las que no pueden controlar el impulso de comprar cosas diferentes cuando las ven y les gustan. A menudo piensan en que algo no es tan caro y que lo tienen que comprar porque lo necesitan, pero en realidad es todo lo contrario: acaban en la bolsa con algo que no era imprescindible y que además no era tan barato.

Si te has sentido identificado con esta descripción eres de los que necesitan un plan de acción urgente para que cada domingo cuando repases los gastos del fin de semana dejes de asustarte diciendo: "quizás eso no era necesario".

Anuncios
Anuncios

Aquí algunos consejos que te ayudarán a reducir los excesos en una forma u otra. Trabajando en ellos, poco a poco aprenderás a controlar tus gastos de la mejor manera posible.

1.Mantén un control semanal de tus gastos

Puede resultar aburrido, pero intenta dejar por escrito cuánto has gastado y en qué lo has hecho. Te ayudará a entender en qué te dejas más dinero y los gastos que puedes reducir de cara al futuro. Puedes utilizar programas y aplicaciones fáciles e intuitivas que te ahorran el trabajo manual y te motivan a conseguir tus retos semana tras semana. 

2. Deja en otra cuenta una parte de lo que ganas

Tener 2 cuentas, una con tarjeta y la otra sin, es una buena opción para que cuando salgas de fiesta lo que pagues con la tarjeta sea sólo una mínima parte de tu dinero. Aunque sea poco dinero lo que tengas en deposito, después de un año te acordarás de él y serás feliz, será tu pequeño colchón que aunque no te haga rico te hará sentir satisfecho por haber conseguido ahorrar. 

3. Aprovéchate de las ofertas en Internet

Shopping 2.0: útil para ahorrar, eso sí...si hecho con moderación. Métete en webs de descuentos en ropa, promociones, cupones, planes para el tiempo libre a precios muy baratos, reservas para restaurantes Encontrarás lo que buscas y a finales de mes notarás la diferencia. 

4. Comparte con tus amigos

Comparte gastos: de la gasolina, de la cena o de lo que sea. Por ejemplo ofrece tu casa para cenar en lugar de ir a un restaurante o bar. Os lo pasaréis genial y ahorraréis. 

5. Apúntate a actividades gratis

Puedes hacer actividades que te gustan sin gastarte ni un euro. Empieza por ir a correr, sólo necesitas un par de bambas. Pasea y ve a descubrir lo que no conoces de la ciudad, hay muchos museos que en algunos días de la semana son gratis. En lugar de ir a una sala de cine, apúntate a sesiones libres de cine al aire libre en verano o entra en alguna asociación cultural y disfruta de los beneficios de ser socio.  

No dejes de hacer lo que te apetezca pero empieza a hacerlo con criterio.

Anuncios

Llevarás un control mayor de tus finanzas, te sentirás más seguro y serás feliz cuando podrás decir: "este mes he ahorrado...".