Ninguna relación de pareja sea matrimonio, parejas de hecho o novios por mas idílica que sea, puede librarse de los pequeños contratiempos que aparecen de vez en cuando o siempre para enturbiar la felicidad de una pareja. Sabemos que al principio de una relación es todo pasión y amor, aceptación con errores y acertijos pero… siempre aparecen estos fantasmas y para poder superarlos con éxito, es necesario abordarlos con aplomo e inteligencia con vuestras parejas.

Aceptación de diferencias. Sois dos personas independientes con un origen y educación distintas, por lo que es normal que haya algunos aspectos de la personalidad de cada uno que no sean bien recibidos por parte del otro.

Anuncios
Anuncios

Ante esta situación, hay que ser tolerantes entre sí, aceptar las diferencias e intentar que en lugar de ser un problema grave, se convierta en un elemento enriquecedor. Debéis sentaros a charlar y tranquilos y exponer lo que no nos gusta uno del otro, eso sí, no os guardéis nada.

No pidas a tu pareja lo que tú no puedes ofrecer. A veces, somos demasiado exigentes con nuestra pareja y para evitarlo, hay que ser sinceros con nosotros mismos y ponernos en el lugar del otro. Muchas veces nuestros egoísmos, no tienen límites y limitamos al otro no dejando su espacio. Todo lo queremos controlado.

No pospongas las discusiones. Jamás te vayas a dormir enfadada/o sin haber resuelto el problema entre ambos. Si acumulan problemas llegará un día en que todo explotará por los aires y será mucho más difícil solucionarlos.

Anuncios

Siempre hay parejas lamentablemente que se callan, aguantan, se muerden los labios antes de seguir con una discusión, traten siempre de sacarlos afuera pero con altura, no a los gritos. El gritar no te hace tener la razón.

No compares con otra persona a tu pareja. Muchas veces sin darnos cuentas o dándonos cuenta hacemos comparaciones, puede ser con una antigua pareja que tuvimos, con nuestras madres, padres o hermanos y eso es malo. Muchas veces oímos decir: "porque mi madre hace mejor las croquetas de acelga que tú, las tuyas son incomibles" o "porque mi hermana plancha las camisas con apresto y le queda fenomenal, en cambio tu…." Y eso parece que no…pero enfada a cualquier mujer.

Respeta su individualidad, vivir en pareja no significa dejar de ser uno misma/o.