Según John Merone, especialista en Ciencias de la Alimentación, en verano no puede faltar en la mesa potasio, magnesio, agua ni vitaminas antioxidantes. Y el alimento que mejor cumple con estos requisitos es el pimiento.


¿Con la llegada del verano, qué mejor que los pimientos? Esta hermosa hortaliza de color rojo, amarillo o verde vivo procedente de América del Sur y tan integrada en nuestra alimentación mediterránea. Fresca, rica y sana.

Es un clásico en todas las mesas de la mediterránea, excelente por su sabor y a la vez muy saludable. Tiene un alto nivel de vitaminas y lo podemos comer crudo o cocido. Si lo comemos crudo captaremos todos sus propiedades nutritivas, al calentarlo se pierden muchos de los nutrientes y vitamina como por ejemplo la Vitamina C.

Anuncios
Anuncios

Es un alimento con alto contenido de beta-caroteno, potasio, fibra y agua. Y muy bajo en calorías , ideal para aquellos que quieran mantener la linea. Por eso es uno de los alimentos elegidos en esta época del año.

Con el verano sudamos más para poder equilibrar la temperatura de nuestro cuerpo frente al calor, y junto al agua del sudor perdemos sales y minerales del cuerpo, especialmente potasio y magnesio, dos electrolitos que sirven para ajustar la excitabilidad de las células nerviosas. Consecuentemente aparecen calambres, dolor abdominal y fatiga. Los pimientos son ricos en potasio y eso ayuda a hacer frente a esta situación.


Por lo general, y más aún en verano, es importante comer fruta y verduras. Sobretodo crudas y frescas. A diferencia de otros grupos de alimentos la fruta y la verdura contiene más vitaminas y minerales y una buena relación entre el sodio y el potasio ya que tienen poco sodio y mucho potasio.

Así que no dudes en prepararte unas excelentes ensaladas con zanahorias y pimientos cortados a la juliana.

Anuncios

Los minerales, sin embargo, no son los únicos que se pierden por el sudor sino que también se elimina mucha agua. Por eso hay que beber constantemente para no deshidratarnos. La mejor agua es la embotellada o que sepáis que tiene un contenido mineral adecuado porque de lo contrario puede tener efecto diurético y aún se perdería más agua por los riñones. En términos prácticos, esto significa elegir el agua con un residuo fijo superior a 0,5 gramos (500 mg ) por litro.

Conclusión, deja que en tus platos veraniegos aparezca a menudo esta hermosa hortaliza y acompáñala con un buen vaso de agua refrescante e hidratante. ¡Estos son dos de tus aliados para hacer frente a los efectos del calor!