El título de este artículo es clara referencia a los penosos resultados que está presentando nuestro país en los indicadores de salud a nivel mundial.

Hemos pasado de ser un país bastante sano y muy admirado a liderar junto a los EEUU los peores índices de obesidad y sobrepeso.

Es realmente alarmante ver, que casi la mitad de la población española tenga sobrepeso, y un 20% extra obesidad. Es decir, que realmente bien, de peso, no llegamos al 30%, por lo que las autoridades deben de poner especial interés en conseguir un inicio de los cambios de hábitos de vida que han pasado de ser saludables a nada saludables.

Hemos ido incorporando, por diferentes factores como la prisa o el estrés, otro tipo de alimentación rápida, no muy barata y poco saludable en contraposición a lo que se conocía como dieta variada y equilibrada, y eso se ve en poco tiempo en los lamentables resultados presentados por las diferentes agencias internacionales que demuestran lo mal que se encuentra nuestra salud.

Anuncios
Anuncios

Desde aquí ánimo a la gente a intentar cambiar esos hábitos que tanto mal nos hace, como la vida sedentaria, comer mal y muy graso, y cambiarlo por una dieta mediterránea antigua como la que consumían nuestros abuelos y recuperar el valorado hecho de realizar ejercicio, que tanto bien nos hace y nos aporta.

Cambiar esto es cuestión de organización, querer hacerlo y proponérselo, sino estamos condenándonos a la enfermedad cardiovascular, a la diabetes y a una elevada cantidad de enfermedades que nuestro sistema sanitario no va a poder hacer frente.