Esos kilitos de más que están ahí y ¡que feo me hacen el cuerpo!

Eso es lo que piensa la mayoría de la gente, cuando tras una temporada de excesos se ve al espejo y ve como su bonito cuerpo se ha transformado en una figura con muchas más curvas de las que deseamos, y es ahí donde a muchos les entran todas las preocupaciones y las prisas por adelgazar.

Pues no, si has cogido, pongamos que 10 kilos en un año, no se puede pretender perderlos en un mes! Eso es la mayor estupidez que toda persona se puede llegar a plantear, no sólo porque es imposible sino porque no nos paramos a pensar que algunos de los órganos encargados de ayudarnos a disminuir de peso, pueden acabar colapsados y sufrir nuestro cuerpo más de la cuenta.

Anuncios
Anuncios

¿Adelgazar es posible?

Si, por supuesto que si. La mejor forma de hacerlo, es concienciarse. Para ello hay que hacer un análisis personal y de un tiempo importante antes de cometer una locura.

Para ello, hay que acudir a los centros de salud y ponerse en manos de los profesionales que te van a ayudar. Médicos y enfermeros te van a pedir que les cuentes lo que comes, si haces deporte, etc. Es más te pedirán que escribas en un papel lo que comes en una semana y a partir de aquí te darán dieta, te mandarán hacer más ejercicio, y algunos cambios.

La mejor dieta, es la que te permita comer "BIEN" pero sin pasar hambre, y que tu a lo largo del día acabes teniendo un defícit negativo de calorías, es decir, que consumas más energía de la que comes. Lo idóneo para perder peso, es que tengas entre 150-300 calorías de diferencia, porque al final de mes, te puedes encontrar en un descenso de entre 4500-9000 calorías, lo que puede ser más o menos cercano a un kilo de peso.

Anuncios

Además lo correcto es que una vez se pierda el peso, hacer una dieta de mantenimiento, porque sino el efecto rebote está ahí.

Objetivo pequeños son los que darán éxito a toda dieta.