La verdad, hay personas que nos les llama la atención el tener un centro de mesa agradable a la vista cuando entras a una casa o a un evento.

Soy una de esas personas en que cada detalle por mas mínimo que sea, puede ser maravilloso. Hace unos meses fui a un evento de una cena y me llamó la atención con que finura estaba decorado el centro de cada mesa. El mantel era blanco con un mantel mas corto atravesado en color morado y las sillas en color blanco inmaculado también, pero el centro de mesa tenía un candelabro de 7 brazos en plateado y debajo de ella un globo de cristal con estrellitas plateadas y dentro de ella había unas flores moradas, blancas y rosas pálido, realmente precioso, me llamó el detalle tan fino. La iluminación tenía que ver mucho también y la decoración en si del salón también.

Ahora bien, algunas amigas mías se toman el trabajo de hacer centros de mesa o bien compran centros de mesas muy bonitos y otras es como que les da lo mismo.

Anuncios
Anuncios

Claro, la casa no es lo mismo si nosotras a cada ambiente no le damos ese toque personal nuestro.

Fui a la casa de una ellas, que siempre cambia de centros de mesa, y eso me fascina. Tenía como una palma de flores de todos los colores desde cálidos a mas fríos con un mantel en color dorado. Le dije: que belleza!!me encanta como cambias la decoración de tu mesa siempre que vengo. Pero claro, fui a la casa de mi amiga de infancia y su casa se veía sin vida, entonces la invité primero a merendar a un bar y le expliqué lo que había visto siempre en la casa de mi amiga que cambiaba siempre su centro de mesa cada vez que le visitaba. Al principio lo tomó como: que me da lo mismo. Entonces le expliqué que no, que la decoración con un centro de mesa cambia radicalmente el ambiente, es tan simple como poner cuadros o cambiar cortinas para que tu ambiente se vea mas bonito.

Anuncios

Entonces fuimos a una tienda donde venden centros de mesa y compramos uno para la cocina, otro para el comedor y otra para la mesa ratona del living. Una de ellas era un centro con flores, otra fue un copón grande con un velón aromatizado de limón en el centro y el otro centro era una bandeja de plata en que le colocamos piedras blancas medianas dentro, un velón mediano y pétalos de rosa esparcidas sobre las piedras. Aprovechamos también a comprar unas cortinas blancas y...¡¡¡ voilá como cambió todo!!!. Su esposo y los niños cuando llegaron a la casa, preguntaron: ¿qué ha pasado aquí? le guiñé el ojo a mi amiga y mi amiga sonrió por el resultado obtenido.

Siempre ten en cuenta la decoración y de un centro de mesa que realmente realce la habitación que decores.