Ahora que está el verano implantado, la gente se deja llevar y empieza a cometer excesos.

Pero desde aquí me gustaría comentar pequeños trucos para evitar coger muchos kilos y tener que volver a empezar la llamada operación bikini y los nuevos propositos de año nuevo.

Lo primero que tenemos que hacer, es intentar comer mucha más fruta y verdura, y no tirar de fritos, porque el aporte de calorías se reduce a más de la mitad. Aprovechemos la fruta de temporada, el melón y la sandía, que son frutas con mucha agua y por tanto hidrata bastante, pero tampoco hay que abusar. El melocotón, es otra fruta que podemos usar bastante porque tiene buenas propiedades para la salud, pero tampoco la tenemos que consumir en exceso.

Anuncios
Anuncios

Ahora pasemos a la sección de deportes, antes de ir a la playa a tostarnos, porqué no darse un paseo a primerísima hora de la mañana, para activarnos bien, y así conseguir un importante gasto de calorías. Ya en la playa tenemos mil opciones como nadar, pasear, jugar a las palas, al voley playa....

Si no se puede ir a la playa, y se va a la montaña, ejercicios de andar, por entre el verde y los montes sobretodo a primera hora de la mañana y a la última de la tarde.

La hidratación tiene un gran componente para evitar los problemas derivados del sol, los llamados golpes de calor que tienen graves consecuencias.

Volviendo a la alimentación, los helados juegan un papel en todos los veranos, están permitidos, pero mejor los que son polos, porque los cremosos en vez de calmar la sed lo que hacen es incrementarla.

Anuncios

 Por tanto tener una alimentación sana y equilibrada con mucha fruta y verdura, mucho deporte y agua para pasar un correcto verano y no tener problemas de salud.