Anuncios
Anuncios

La herramienta más usada por economistas, políticos, medios e instituciones es el Producto Interno Bruto (PIB).El PIB mide la producción total como queda explícito en el término Producto. Esto significa cuantificar todos los bienes y servicios que produce una sociedad en un período determinado. Es un instrumento importante, pero no la palabra definitiva y final sobre una economía.Las limitaciones del dato bruto del PIB obliga a los economistas a ponderarlo continuamente con otros datos como población o productividad o distribución de ingreso, todos indicadores fundamentales no solo para evaluar una nación sino también para compararla con otras.

Anuncios

¿Por qué crece la economía?

Lo primero que tenemos que saber es que cuando se habla de economía hoy en día se está hablando de deuda; por lo tanto, cuando se dice que la economía está en crisis, lo que realmente está en crisis es la #Deuda. Claro, uno se pregunta: “¿Deuda?, ¿qué deuda?”. Esa deuda es la que tiene el conjunto del Estado y los individuos. La primera es a la que se llama deuda pública −o deuda nacional−, y la segunda, la deuda domestica −o deuda privada−. La deuda pública es la que contrae el #Gobierno con sus acreedores para solventar sus gastos de funcionamiento, y la deuda privada es la que contrae el resto de la sociedad, tanto individuos como empresas, con el mismo fin. Primero veamos cómo se contrae esa deuda y con quién; para esto tenemos que conocer la naturaleza del dinero que usamos hoy en día, que se llama dinero fíat, y el de su predecesor, el dinero fiduciario.

Anuncios

En principio, este dinero se define como dinero que deriva su valor de un decreto gubernamental, en latín la palabra “fiat” significa ‘debe ser’. Pero otra forma de describirlo es decir que se basa en la fe de los que lo usan y no en su valor intrínseco.

¿Cuales son los tipos de dinero?

El dinero se puede clasificar en tres tipos: el que llamaremos dinero real, el fiduciario y el dinero fíat. El dinero real es aquel cuyo valor es intrínseco al material con el que está fabricado y a la apreciación de ese material en la sociedad, como el oro o la plata. El dinero fiduciario es aquel que está respaldado por alguna comodidad, es decir, que su valor nominal está determinado por la cantidad de oro, plata, petróleo, sal o cualquier otra comodidad por la que en última instancia ese trozo de papel sea intercambiable. El dinero fíat, en cambio, no está respaldado por ninguna comodidad, es decir, su valor real es el del peso del papel sobre el que está impreso y la tinta con la que está imprimido.

Anuncios

Durante el siglo XIX y hasta mediados del siglo XX la economía se basaba en un término llamado “patrón oro”. El patrón oro significaba que la denominación de los billetes y monedas era para indicar por qué cantidad de oro éstos eran intercambiables, y, aunque la relación no era de una unidad monetaria por pieza de oro y se emitía más moneda que el oro acumulado, el hecho de que en última instancia toda emisión tenía que estar respaldada por oro, era un control sobre la inflación y la especulación monetaria.

Con este modelo la inflación se mantuvo a unos niveles bajos en el mundo occidental; esto se debía a que ni los bancos centrales ni los comerciales tenían un control absoluto sobre la creación de dinero, aunque ya empezaban a tenerlo usando el método que se conoce como “reserva fraccionaria”. La reserva fraccionaria funcionaba (y sigue funcionando) de la siguiente manera: un banco recibe en depósito diez monedas de oro, por las cuales emite un recibo al depositario por ese valor. Pero luego, a partir de que los bancos se dieron cuenta de que la gente no solía retirar su oro, sino que usaba esos recibos como forma de trueque, sobre esas diez monedas empezaron a emitir recibos por valor de cien. Procedimiento por el cual estaban creando dinero de la nada. A pesar de esto, siempre, en última instancia, era necesario el respaldo de algo tangible. Pero desde que en 1971 el presidente Nixon abandonara el patrón oro, las cosas han cambiado. Hasta entonces los países procuraban mantener un balance de importación/exportación que les permitiera acumular oro, o, en su defecto, dólares, que de acuerdo al tratado de Bretton Woods de 1944, podían ser canjeados por oro.

EE. UU. era el único país al que no le importaba mantener este equilibrio de importación/exportación, pues al ser el dólar la única divisa internacional, codiciada por todos los bancos centrales, podía pagar a sus acreedores simplemente imprimiendo más dólares. Poco a poco los bancos centrales de casi todo el mundo fueron deshaciéndose de sus reservas de oro y canjeándolas por dólares, puesto que proporcionaban una mayor liquidez, de ahí que surgiera la expresión: “Un dólar es tan bueno como el oro”. El dólar se basaba en la hegemonía internacional de los EE. UU. Pero cuando en los años 70, EE. UU. se enfrentó a una grave crisis de liquidez, conocida como “la crisis de petróleo”, y a sus enormes gastos en la guerra de Vietnam, decidió romper con el patrón oro para poder emitir más dólares sin ninguna restricción y hacer frente a sus pagos. Desde este momento el dólar pasó de estar respaldado por el oro, a estar respaldado por la deuda; se pasó del dinero fiduciario al dinero fíat. Por extensión, porque todos los bancos centrales tenían la mayoría de sus reservas en ese momento en dólares, y porque los gobiernos copiaron el modelo estadounidense, este cambio afectó a las economías de todo el mundo.

Todas las divisas internacionales, junto al dólar, pasaron a estar respaldas por la deuda de los países emisores. Es en este momento cuando establecemos una conexión entre dinero y deuda; para esto tenemos que saber cómo se emite ese dinero. Existen varios mecanismos.

El Gobierno de un país, como podría ser España, recoge unos ingresos por los impuestos, pero estos ingresos no son suficientes para cubrir sus gastos; digamos que si el año fiscal empezase en enero, para marzo estos ingresos se han agotado. Es en ese momento cuando el Gobierno acude al banco central, que suele ser un organismo privado, a quien el mismo Gobierno le ha dado el privilegio de emitir su divisa, y le dice al gobernador de este banco que necesita tantos millones para continuar funcionando. En ese momento el banco central saca un cheque en el cual escribe la cantidad pedida por el Gobierno y abre lo que se conoce como un “asiento contable”, es decir, que esos millones de euros no existen en ningún sitio, sino que en ese momento el Gobierno hace la promesa de pagar esos millones y el banco central deposita dicha cantidad en la cuenta del Gobierno. En ese momento se ha creado dinero, y no es que no esté respaldado por nada tangible, sino que está respaldado por la deuda adquirida; si no hubiese deuda, no habría millones. Luego, ese dinero se filtra por diferentes mecanismos por toda la sociedad.

La segunda forma que tiene un Gobierno para financiarse y crear dinero es vendiendo bonos del Estado a inversores, que suelen ser bancos internacionales y corporaciones. Este proceso es muy similar: el Estado emite unos bonos por valor de una cantidad que pagará en equis tiempo; estos bonos se ofrecen a inversores que prestarán ese dinero al Gobierno con un interés. En el momento en el que el Gobierno hace esto y los inversores lo compran, este crea dinero que se filtrará a su vez a la sociedad en una cadena piramidal.

La tercera forma de creación de dinero es cuando los bancos comerciales reciben este dinero del Gobierno (hasta ahora la pirámide de beneficio del dinero nuevo es: banco central, Gobierno, bancos comerciales) y a su vez ponen en práctica la reserva fraccionaria, es decir, de cada euro que reciben pueden prestar alrededor de diez, aunque las proporciones varían dependiendo de la legislación de cada país. Esos nueve euros extra que prestan, con intereses, pasan a existir cuando nosotros vamos al banco y pedimos un crédito. En ese momento el banco crea un asiento contable, similar al del banco central con el Gobierno, y de ese euro que ha recibido pasa a crear diez que solo están respaldados por nuestra promesa de devolverlos.

Es por esto que decimos que la base de nuestra economía, el dinero, es deuda, porque ese dinero solo está respaldado por la promesa de que alguien lo va a devolver. Sin esa promesa no hay dinero.

Es ahora cuando podemos seguir investigando cómo hemos llegado a la situación actual, puesto que la mayoría de mecanismos de financiación hoy en día al alcance del individuo se basan en estos tres procesos, por los cuales se crea dinero constantemente a través de tarjetas de crédito, hipotecas, préstamos y demás herramientas financieras. Hay que decir −y hacer hincapié− en que todas estas formas de deuda no están exentas de intereses, y en muchos casos, por ejemplo el de EE. UU., su PIB anual solo cubre los intereses de su deuda, que crece a un ritmo vertiginoso. En la mayoría de las ocasiones, las deudas de los Gobiernos son insoldables. #Islám