El ex ministro de Educación José Ignacio Wert fue el peor valorado por los ciudadanos durante toda la décima legislatura (2011-2015). Hizo méritos para no pasar de un 1,56 de nota media, según las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Entre sus “grandes éxitos”, la subida de las tasas universitarias que comenzó a aplicarse en septiembre de 2012 y que ha obligado a cada estudiante español a pagar hasta 540 euros más por matrícula universitaria. Esta medida se tomó para contribuir a un recorte de 3.000 millones de euros aplicada por el Gobierno de #Mariano Rajoy en materia educativa. Cuatro años después, el tiempo ha dado la razón al tijeretazo: la subida de las tasas universitarias aumenta la probabilidad de que los alumnos aprueben a la primera.

Anuncios
Anuncios

Lo dice un estudio de la Universidad de Valencia para la Fundación de Economía Aplicada (Fedea).

Y no es la única conclusión controvertida de un recorte que implantó un encarecimiento del 66% en las tasas universitarias, al ampliar la horquilla de lo que pagan los alumnos del 15% de 2012 (entre 5.000 y 7.000 euros por carrera universitaria) al 25% máximo. La subida de las tasas también ha reducido el número medio de veces que un estudiante se matricula antes de aprobar y ha mejorado las calificaciones.

Los investigadores de la Universidad de Valencia han concluido además que el efecto de la subida de las tasas sobre el rendimiento académico es mayor para los estudiantes más débiles que para los mejores y se nota más en carreras como Economía y ADE que en Medicina. Eso significa que los estudiantes más débiles en Economía y ADE han aumentado la probabilidad de aprobar en primera matrícula en diez puntos porcentuales y han recortado la mitad del tiempo extra requerido para aprobar un módulo.

Anuncios

Por otro lado, los estudiantes más aventajados han aumentado sus calificaciones en torno a 0,8 sobre 10 en Economía y ADE y 0,6 puntos en Medicina.

El estudio de Fedea también apunta que la mayoría de las universidades españolas han aplicado la subida de las tasas a las primeras matriculaciones y a los repetidores. Estos últimos han notado una subida de entre el 30 y el 40% para la segunda matrícula; de entre el 65 y el 75% para la segunda y del 90 al 100% en la tercera.

Efecto positivo

Eso significa, según los lo expertos de la Universidad de Valencia, que la penalización en el coste de las matrículas repercute positivamente en el rendimiento académico porque los estudiantes, en la práctica, se esfuerzan más. También arroja una conclusión polémica. Según explican, este modelo de subida de tasas universitarias “es el que menos distorsiones genera en la decisión de entrar en la universidad”, de ahí que lo consideren “el más adecuado para satisfacer el objetivo de recaudación y ganancia de eficiencia en la utilización del servicio público de la educación. #Política #Blasting News España