Es un hecho que el mercado de trabajo precisa de regulaciones para garantizar derechos, libertades y competitividad. La legislación laboral tiene un espíritu de justicia social, regulando y controlando las relaciones laborales. El Estado es el responsable de vigilar que las desigualdades y las discriminaciones no se produzcan, promoviendo leyes que pongan las reglas de juego para todos, y haciendo cumplir las mismas.

Hoy, tenemos unas desigualdades y discriminaciones que están rompiendo la cohesión social, y que nos afectan a todos, pues sin ir más lejos, la discriminación por edad ha conseguido que diferentes franjas de edad como son jóvenes y mayores se queden excluidos del sistema, generando grupos anómicos que se convierten en parias de la sociedad, sin oportunidades ni futuro, parados de larga duración, mendigando subvenciones y ayudas que al final pagamos todos.

Anuncios
Anuncios

Propongo como solución, que se regule mediante una ley laboral, la obligatoriedad de contratar de forma proporcional por franjas de edad.

Ejemplo:

Se marcan franjas de edad: De 16 a 20 / De 21 a 30 /De 31 a 40 / De 41 a 50 / De 51 a 60 / De 60 a edad de jubilación

Las empresas realizarán un cuadro con la estructura actual de sus plantillas, no podrían contratar personal de franjas de edad que tengan cubiertas, (no se aceptarían esas contrataciones), deberían equilibrar sus plantillas por franjas de edad y paridad hombre/mujer (se podrían hacer excepciones en determinados sectores en las que esta paridad fuese complicada).

Ejemplo: Una empresa que tiene 10 trabajadores (2 franja de 21 a 30 /6 franja de 31 a 40/ 2 franja de 41 a 50)

Si contratase un nuevo empleado, debería escoger entre las franjas de 16 a 20 /de 51 a 60 /de 60 a edad de jubilación, así hasta cubrir las franjas que no tuviesen cubiertas y hasta que equilibrase la plantilla por franja de edad.

Anuncios

Por supuesto también teniendo en cuenta el actual 2% de personas con discapacidad.

Esto sería justo, integraría a todos los colectivos, acabaría con el #Paro de larga duración y con el paro juvenil y de mayores, este último colectivo con el agravante de que si no trabajan hasta la edad de jubilación o pre-jubilación, sus pensiones se quedarían exiguas, después de toda una vida cotizando y trabajando.

Querer es poder y como no se trata solo de quejarse, sino de aportar soluciones, aquí les dejo la mía.

-Jordi Delgado Avilés- #Desempleo #Empleo