Hacienda está a la espera de recibir información sobre las llamadas "transferencias de valor" que consisten en pagos que realizan los laboratorios para la formación de los médicos u organizaciones sanitarias, y en reuniones financieras, prestación de servicios así como donaciones. Sin embargo, las farmacéuticas dicen que no todos los profesionales están dispuestos a la publicación de su nombre en la lista de estos pagos y han denegado su consentimiento debido a que desconocen cómo afectan estos pagos a la declaración del IRPF. Por ese motivo, una organización profesional del sector ha realizado una consulta a la Dirección General de Tributos sobre esta circunstancia y están a la espera de respuesta. 

Una exigencia de Farmaindustria

La patronal farmacéutica, Farmaindustria, obligó a los laboratorios a publicar esta información bajo riesgo de expulsión o multas de hasta 360.000 euros si no lo hacía antes del 30 de Junio para cumplir con los requisitos de su nueva política de buenas prácticas en la que la declaración de estos pagos está obligado y cuyo objetivo es mejorar el grado de transparencia del sector. 

Será obligatoria la información

A partir del año que viene, la información de las transferencias de valor será obligatoria, pero actualmente no lo es y por ese motivo se requiere un consentimiento por parte de los profesionales, para la publicación de los beneficiarios de esos pagos y por eso en este momento los profesionales están intentando eludir el consentimiento hasta el momento en que sea obligatorio. Además, estas transferencias de valor tendrán que especificar el motivo de los pagos y deberán ir identificadas por conceptos. 

La incertidumbre se encuentra en el hecho de si es o no obligatorio declarar los abonos realizados por  "actividades formativas y reuniones científico-profesionales".

Anuncios
Anuncios

Según Farmaindustria no es necesario declararlos porque, según indican, el médico no recibe el pago sino que se le abonan todos los gastos propios de viajar a estas actividades (les ofrecen el billete de avión, les alojan en los hoteles, les dan manutención y comida pero no les pagan dinero en efectivo). Sin embargo, los profesionales temen que se les sancione por estos abonos por ser considerados como retribución en especie. Farmaindustria insiste en que no es así pero la ley dice que los pagos de formación que realice una empresa distinta a la empleadora será considerado como una retribución en especie. Una vez publicados esos nombres, Hacienda podría revisar caso por caso.  #economía hoy #Salud #industria farmacéutica