El Banco Central Europeo ha recomendado a los distintos bancos aumentar el cobro de comisiones, hace unas semanas, debido a que no pueden recoger suficiente liquidez mediante los diferenciales de tipos de interés. Pero ésto es interpretado por la #banca como un aumento en el cobro de los servicios tradicionales en vez de crear nuevos servicios mediante los cuales cobrar al ciudadano una tasa justa. Además, la alta competitividad de precios en la Banca Española, obliga a los bancos a crear servicios cebos en los que no cobran comisiones (o al menos no lo hacen desde el principio) para después pasar factura a los clientes una vez captados por servicios de los que no han sido informados. 

Conceptos de cobro sorprendentes

El cobro de comisiones por parte de los bancos ha llegado a extremos tan sorprendentes como cobrar por apunte en cuenta un coste de alrededor de 0.60 euros.

Anuncios
Anuncios

Tendría sentido en el caso de que el cliente  recibiera la información en papel y el hecho de tener muchos movimientos en cuenta podría producir un gasto extra en las comunicaciones físicas. Sin embargo el banco no distingue y le cobra los mismos movimientos a personas que hacen uso de la interfaz internauta para ahorrarse papel. En algunas entidades se cobra por consultar el saldo en oficina, por hacer ingresos a la cuenta de otras personas o por conceptos ligados a la operativa diaria y común a los usuarios. En la era en la que las tecnologías están ofreciendo grandes sustituciones, en el que las entidades están cerrando oficinas y ofreciendo alternativas sin coste para ellos, aún utilizan prácticas viejas de cobro de comisiones absurdas para financiar sus costes materiales y de personal. 

Los tribunales pueden poner freno a estas prácticas

Muchas de estas comisiones son pactadas unilateralmente por las entidades incluso aunque la comercialización del producto fuera "sin comisiones" inicialmente.

Anuncios

Una de las prácticas más abusivas, la de cobrar una comisión de hasta 45 € por la reclamación de la posición deudora, se ha llevado ante los tribunales  contra Kutxabank y ha dado como resultado una sentencia que puede utilizarse a partir de ahora contra esta abusiva práctica. Y es que las denuncias de los particulares frente a estos abusos pueden llevar a cambios importantes para todos los usuarios. Por eso, reclamar al Banco de España cuando nuestro banco no ha tomado ninguna acción resolutiva ante nuestras reclamaciones y llevar hasta el final posible la denuncia de los abusos puede funcionar como presión social para hacer cambios ante una banca obsoleta, inadaptada a las nuevas tecnologías y retos del mercado que trata de seguir buscando beneficios monetizando prácticas que no son moralmente monetizables.  #Ahorro #La economía hoy