El próximo 26 de septiembre, la fórmula del “cash bank” estará disponible en España gracias al acuerdo alcanzado entre ING y los comercios Día, Shell y Galp. A partir de esta fecha, los clientes de la entidad bancaria y de esta cadena de supermercados (y filiales: Market, Maxi, La Plaza, Clarel y El Árbol), así como los de las gasolineras Shell y Galp, podrán retirar dinero en efectivo en el momento de pagar su compra. El importe puede oscilar entre los 20 y 150 euros, con límite de 1.000 euros al mes por cliente.

Esta práctica ya es habitual en otros países como EE.UU, Reino Unido u Holanda. La diferencia es que en estos países se realiza con tarjeta y en España será a través de una aplicación propia del ING, Twyp Cash, operativa desde el pasado mes de diciembre.

Anuncios
Anuncios

¿Cómo funciona?

Para poder acceder a este servicio es necesario ser cliente de ING y tener contratado con la entidad una Cuenta Nómina o Cuenta sin Nómina. El segundo requisito es descargarse la aplicación Twyp Cash.

Su funcionamiento es sencillo. Cuando vayas a pagar en cualquier establecimiento adherido (no es necesario un consumo mínimo), deberás informar que lo vas a hacer a través de esa aplicación. En Twyp Cash marcarás el valor de la compra y la cantidad de efectivo que quieras retirar. Confirmarás con tu código PIN y se generará un código de barras que será escaneado por el cajero como comprobante de la compra. El importe se cargará a la cuenta asociada de ING y el empleado te entregará la cantidad en efectivo solicitada.

El comercio no podrá negarse a entregar el dinero siempre que tenga efectivo en caja.

Anuncios

En un primer momento, no se cree que el volumen de reintegros vaya a superar el efectivo del que dispongan los establecimientos, debido a los múltiples puntos disponibles. No obstante, se irá controlando según los resultados.

ING planta cara a las nuevas comisiones de los cajeros

Con esta medida, ING pretende combatir las nuevas comisiones que implantaron Caixabank, BBVA y el Santander, en el 2015, por sacar dinero de sus cajeros a los clientes de otras entidades bancarias. El coste, de hasta 2€ por transacción, y los escasos 119 cajeros propios, supuso un duro golpe para la banca holandesa cuya máxima es la de comisiones cero a sus clientes. Pese a llegar a un acuerdo con el Banco Popular y March, y parcial (según el importe) con otros bancos, la disponibilidad de cajeros se vio bastante mermada.

Con el “cash bank”, ING ve multiplicado sus puntos de extracción, por lo que sus clientes disfrutarán de una mayor oferta para disponer de su dinero. A día de hoy hay 52 Supermercados Día, pero se calcula que para finales de mes se ascenderá a 2.900, a los que posteriormente se irán sumando los establecimientos franquiciados.

Anuncios

A esta cantidad hay que añadirle las 700 estaciones de servicio de Galp y Shell y los posibles nuevos socios que quieran sumarse a esta iniciativa.

El "cash bank" entra con retraso en España

Parece que con esta fórmula todas las partes salen ganando. El comercio que ve en este método un modo de atraer a nuevos clientes. El banco que amplía sus puntos de extracción y puede ofrecer un mejor servicio. Y el cliente, en comodidad.

Pero si es tan bueno, ¿por qué ha tardado tanto en implantarse en España? Básicamente porque la banca española estaba basada en una banca presencial, con multitud de sucursales y sus correspondientes cajeros (más de 45.000 oficinas). Actualmente, con la política de eliminar sucursales parece bastante viable esta fórmula. #Economía