Hasta ahora se ha considerado que una fusión entre SICAVS y fondos de inversión era una acción fiscal similar al traspaso entre fondos de inversión, los cuales no sufren peaje fiscal. Sin embargo, la Dirección General de Tributos o DGT, ha manifestado que existe la posibilidad de que podría hacerse una excepción con las SICAVS. 

El movimiento de fusión de SICAVS y fondos de inversión se inició cuando las distintas fuerzas opositoras manifestaron en sus campañas políticas la intención de aplicar medidas contra la reducida fiscalidad de las SICAVS. Ante los confusos resultados electorales, las distintas gestoras han ido iniciando una fusión de las SICAVS con los fondos de inversión con el fin de esquivar las medidas adicionales de la posible coalición gubernamental y diferir las consecuencias tributarias de estas medidas.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, esta medida preventiva está en jaque con la manifestación de la DGT sobre el afloramiento de las plusvalías en la fusión. 

Motivos económicos

Según la Dirección General de Tributos, para que se pueda hacer una fusión sin consecuencias fiscales deberán cumplirse una serie de condiciones y aducirse motivos económicos válidos. Según la DGT, la operación debe redundar en el "aumento de la eficiencia en la gestión y la mejora de las políticas de inversión, gracias al aumento del patrimonio de la entidad resultante". 

Aunque, hasta ahora, las SICAVS han disfrutado del mismo beneficio de diferimiento del IRPF que los traspasos entre fondos, en su caso se han necesitado requisitos mas estrictos y estos requisitos se endurecerán con las medidas del próximo gobierno sea cual sea el ejecutivo resultante porque hasta la opción política más favorecedora para estas gestiones patrimoniales será el resultado de un pacto entre partidos que tendrán, entre los primeros puntos de su agenda, el control de las SICAVS.

Anuncios

Tres opciones

Para la #Agencia Tributaria, el mero objetivo de diferir la liquidación fiscal de las plusvalías de las SICAVs no es motivo suficiente para la fusión de éstas con fondos de inversión, no resultando, a ojos de Hacienda, aplicable porque no permite la puesto en marcha del régimen especial a la fusión. Sin embargo, no queda clara la manifestación de la DGT, por lo que, ante este escenario, los dueños de SICAVS tienen tres opciones: esperar a que se aclare la legislación sobre las fusiones, convertir la #SICAV en una sociedad clásica sin beneficios fiscales pero pudiendo diferir el IRPF o fusionarse con otra.  #La economía hoy