José es un niño de una calle populosa de Caracas. José no entiende de política, de economía o de escasez. José tiene unos 3 o 4 años y, lo único que sabe, es que ya no come 3 veces al día, en realidad a veces una y a veces ninguna. ¿Y Por qué aumenta la hambruna aceleradamente en #Venezuela? ¿Por qué José se acuesta casi todos los días con el estómago vacío? Para responder eso, quiero que analices la siguiente situación:

 

Usted tenía una tía adinerada que murió en el año 2010 y, como lo quería mucho, decidió dejarle en herencia un buen puñado de dinero. Una vez en sus manos, usted decidió comprar la casa más lujosa, el auto más lujoso, el Whisky de 21 años más caro y un par de tabacos de Cuba de los más exclusivos del mundo. Decidió hasta comer de más muchas veces, por pura gula. Además de eso renunció a su trabajo porque pensó vivir de la renta de su tía para toda la vida y, en el peor de los casos, que cuando acabara la herencia iba a tener otra tía con un episodio de muerte similar.

 

Resulta que, al pasar de los años, esa renta se acabó y usted quedó sin trabajo (producción nacional destruida), con un montón de deudas que cubrir (para pagar las importaciones de bienes y servicios) y, además, se dio cuenta que no hay otra tía adinerada (petróleo a 100$ por barril) que solucione sus problemas.

Anuncios
Anuncios

Exactamente eso es lo que está pasando en Venezuela.

 

Estamos hoy, sufriendo las consecuencias de haber gastado sin ningún tipo de control ni planificación hace unos años. Estamos viviendo la peor resaca de nuestra vida. Y es por eso que José, independientemente de si sus padres tienen dinero o no (como la inmensa mayoría de los venezolanos); se acuesta casi todos los días con el estómago vacío. Y si, no depende de si es adinerado o pobre, porque NO HAY y, cuando NO HAY, el dinero no vale absolutamente nada.

 

Pero para que volvamos a una situación de equilibrio, hay que surfear las fuertes olas de la #Crisis y, con el gran lamento de mi alma, José y la mayoría de los venezolanos tendrán que irse a la cama varias noches más con el estómago vacío. 

 

José Gabriel Arapé

01/07/2016 #Pobreza