Según los datos publicados por Eurostat con respecto al segundo semestre de 2015, España ha ocupado el quinto lugar con la factura más cara de Europa. Ha bajado un puesto pero no es debido a que haya bajado los precios sino a que Italia ha encarecido tus tasas colocándose por delante en el ranking. Los países que preceden a España son Dinamarca, Alemania, Irlanda e Italia, en ese orden. Además, España tiene el tercer precio más caro si analizamos el parámetro kilowatio-hora, impuestos incluidos. 

Precios cada vez más caros

Las tasas que paga el español medio por su factura de la luz no dependen del consumo directo y esto no permite que se fomente el #Ahorro de energía.

Anuncios
Anuncios

Además se penaliza el vuelco de la energía en la red, por lo que tampoco estimula la creación individual de fuentes de energía alternativas. El sistema no fomenta el ahorro ni una mejor optimización de la energía y esto, no sólo impide reducir los costes de la factura sino que, a la larga podría suponer un encarecimiento del servicio. No parece, por otra parte, que exista un interés manifiesto por parte de las compañías eléctricas como tampoco de las administraciones públicas para cambiar esa tendencia.  

Por otro lado, el robo de la luz eléctrica que, lejos de lo que se piensa, es ejercido por #Empresas que necesitan un consumo muy elevado de luz (sólo el 1% de la luz robada es cometido por particulares), implica un encarecimiento de las tasas para los que sí pagan la factura.

Contadores inteligentes, una polémica vigente

Las grandes compañías españolas están instalando contadores inteligentes en las casas de todo el país.

Anuncios

Concretamente Iberdrola ha actualizado ya ocho millones de contadores. Estos aparatos permiten una lectura automática que no requiere la visita del contador humano. Aparentemente supone una mejora en la gestión de la lectura eléctrica. Sin embargo, los contadores parece que favorecen a la compañía más que al usuario no solamente porque tendrán un precio de alquiler más elevado sino porque, además, ofrecen mucha más información de la meramente contable. La compañía dispondrá de datos inmediatos sobre los usuarios y su consumo. Los expertos opinan que estos contadores violan los derechos en lo referente a protección de datos. Estos contadores ofrecen una información periódica a las compañías sobre la hora en la que los consumidores se acuestan, comen, los electrodomésticos que usan o las horas durante las cuales ven la televisión entre otros ejemplos.  #Energías renovables