Se considera que el primer sector afectado por la decisión británica de salirse de la Unión Europea en España será el turístico por la avalancha de visitantes que hasta el momento han visitado las costas nacionales. Se estima que la bajada de #Turismo británico será drástica aunque aún se desconoce su alcance. Pero esto no lo veremos hasta pasado 2017, cuando los actuales paquetes de viajes vendidos por los tour operadores para los próximos meses se hayan agotado y empiecen a comercializarse nuevas ofertas. 

Perfil del turista  inglés

En la actualidad, el perfil del turista inglés que visita nuestro país, es el de jóvenes estudiantes que viajan a zonas costeras, especialmente a las islas, para disfrutar de los beneficios de sus precios.

Anuncios
Anuncios

Se trata jóvenes que buscan el ocio nocturno y que ven en España una opción barata a la par que satisfactoria.  En los últimos años, este tipo de turismo ha viajado masivamente a España, lo que ha repercutido positivamente en las arcas de los empresarios con negocios nocturnos. Sin embargo se ha tratado de un tipo de turismo muy polémico por lo poco favorecedor al comercio local que no sólo no ha visto los beneficios de esta clientela que contrata paquetes completos para disfrutar la oferta de restauración en el propio hotel (y por tanto no sale a comer fuera de las instalaciones donde se aloja), sino que además sufren daños en sus fachadas, especialmente aquellos locales ubicados cerca de los centros de ocio nocturnos (orines, rotura de cristales, daños en la fachada, etc). 

¿Pérdidas de ingresos o nuevas oportunidades?

Está claro que el impacto del Brexit afectará al turismo inglés de forma drástica ya que, por un lado los paquetes de viajes ya no podrán ser competitivos en precios y, por otro lado, todavía no se sabe qué medidas se tomarán con respecto a la actual libre circulación de los ingleses al resto de países europeos.

Anuncios

Es evidente que el el grueso de los jóvenes con un poder adquisitivo limitado verán más difícil visitar las costas españolas. Sin embargo, podría abrirse una oportunidad para crear un turismo de mejor calidad enfocado a un británico de clase media-alta con unas necesidades turísticas menos nocturnas y más favorecedoras para el resto de la ciudad.  #Brexit #Empresas