El mercado laboral está cambiando a un ritmo vertiginoso y aunque las compañías españolas sigan utilizando las estrategias clásicas para reclutar el personal, el caso es que tu perfil puede estar disponible para empresas de todo el mundo. Saber crear una buena marca personal puede abrirnos puertas más allá de los mercados tradicionales. Por otro lado, no todas las empresas están ancladas en el pasado. Muchas de ellas buscan talentos y están ávidas en la caza de buenos profesionales para mejorar sus servicios y productos y buscar talentos nuevos requiere utilizar técnicas diferentes para reclutar a la gente valiosa. Así pues, si deseas ser reclutado por tu valor tienes que empezar a sacar tu valor al mercado, hacerte conocer y para eso, el storytelling puede ser una buena técnica de autoventa.

Anuncios
Anuncios

He aquí unos consejos para hacer un buen storytelling: 

El storytelling es un cuento, así que utiliza la ténica narrativa de un cuento

Suponemos que alguna vez has oído hablar del storytelling. Es la nueva forma de mostrar aquello que quieres vender. Se utiliza en publicidad o para presentar un proyecto y por eso es idóneo para hablar de sí mismo. Pero para escribir una historia hay que usar ciertas normas. De lo contrario, pierde interés. La primera y más importante de esas normas es que todas las historias tienen un esquema Inicio-conflicto-desenlace. En el inicio de toda historia, se presenta el personaje que en este caso eres tú, tus gustos, qué es lo que te define como profesional etc. Después viene el conflicto. Sin un conflicto, cualquier historia no puede funcionar. Piensa en cualquier cuento, por ejemplo, Caperucita. Si Caperucita no es engañada por el lobo, el cuento no tiene atractivo. Tu conflicto puede ser una crisis profesional, un despido, un descubrimiento de que la verdadera vocación no está relacionada con tu #Trabajo... crea tu conflicto para generar interés. En el desenlace, ofreces un final feliz y sabrás por experiencia, que no hay mejor historia que una que se resuelve positivamente: superaste tu crisis y ahora eres experto en algo, te despidieron, sí, pero eso te ayudó a encontrar el camino en el que ahora eres un gran profesional... en fin, estoy segura de que tienes un buen final para tu storytelling. 

Usa lenguaje sencillo pero no vulgar

El lenguaje sencillo es valiosísimo, conecta con todos los lectores, con los familiarizados con los textos complejos como con los malos lectores que prefieren ver la tele. El error de muchos escritores es que sólo escriben para lectores de su nivel intelectual, pero un storytelling, que en definitiva es una forma de vender, tiene que conectar con todo tipo de lector. 

Sé emocional

Lo que nos gusta de las historias es la emoción que contienen y que nos trasmiten, especialmente cuando se trata de hombres y mujeres que resuelven grandes conflictos en su vida. Historias de superación personal, de éxito personal y profesional  que son inspiradoras hacen que una historia llegue lejos. Así que sé emocional con tu historia pero emocional no significa lastimero. No provoques lástima. Tú eres el héroe de tu historia personal así que escribe tu storytelling con orgullo.  #Empleo #mercado laboral