El Fondo Monetario Internacional señala que Italia no recuperará los niveles de crecimiento que tenía antes de la crisis financiera de 2008 hasta mediados de la década de 2020. El FMI se ha referido a esta situación como "dos décadas perdidas".

Italia, la tercera economía más grande de la Unión Europea, ha visto disminuidas sus aspiraciones de crecimiento, del 1,1% al 1% en el 2016. Para el 2017, la economía italiana crecerá un 1% en lugar del 1,25% estimado. Estas previsiones se han realizado en el contexto de la volatilidad de los mercados, la crisis de los refugiados y las previsiones de la desaceleración del mercado global.

Anuncios
Anuncios

Según el FMI, las condiciones laborales en Italia han mejorado progresivamente y los #Créditos morosos se han estabilizado alrededor del 18% del total de préstamos. Sin embargo, la economía italiana tiene ante sí importantes desafíos. El crecimiento de la productividad es débil, la cifra de paro se sigue situando en torno al 11% -especialmente alto en algunas regiones y entre los jóvenes- y la deuda pública se sitúa en torno al 133% -sólo superado por la deuda griega-.

El FMI ha dicho que "la economía italiana se debe fortalecer para reducir la elevada tasa de paro y, se deben construir amortiguadores empezando por sanear las cuentas de los bancos y reducir la cifra de deuda pública". 

Tras conocerse el informe, el primer ministro italiano, Matteo Renzi en declaraciones a la radio RTL dijo que "las previsiones de crecimiento han disminuido tras el brexit.

Anuncios

La economía europea se desacelerará débilmente pero, en el medio tiempo, los ingleses son los que sufrirán las peores consecuencias. Renzi también ha dejado claro que "Italia no es el enfermo de Europa", tras las dudas generadas en Europa por los créditos malos de los bancos italianos.

Las previsiones de crecimiento para la Unión Europea han caído después de la decisión tomada por Reino Unido de abandonar la Unión Europea. El crecimiento para este año se sitúa en torno al 1,6% y un 1,4% en el 2017. Antes del referéndum de Reino Unido, la previsión de crecimiento estimada se situaba en torno al 1,7% para los dos años.

#La economía hoy