La política de reducción del tipo de interés del Banco Central Europeo (#BCE) ha sido la causante de una estrechez en los márgenes de beneficio de los bancos y ésta amenaza con mantenerse igual en los próximos años. Este es el motivo por el que el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE ha recomendado a los bancos europeos aumentar sus ingresos mediante el cobro de comisiones. 

Sobre todo, la banca española.

Pese a que su recomendación ha sido dirigida hacia todos los bancos europeos, el MUS ha hecho especial hincapié a que la banca española se dirija hacia esa estrategia. Los bancos españoles aún continúan teniendo márgenes pírricos y muchos de ellos se están viendo obligados a cerrar oficinas y reducir plantilla.

Anuncios
Anuncios

Sin ir más lejos, El Banco Popular, ha anunciado recientemente el próximo cese de 3.000 empleos.

Ésta fue la recomendación de Sabine Lautenschläger, vicepresidenta de este organismo, ante la perspectiva a largo plazo en la evolución de los márgenes de intereses, lo que implica que el tradicional negocio bancario de conceder préstamos y contratar depósitos, no va a saldar positivamente las cuentas de los bancos, y en especial, de los bancos españoles. 

Esto choca con las políticas que algunos bancos españoles han desarrollado recientemente para atraer clientes concediendo préstamos-gancho sin intereses, por lo que será necesario advertir la letra pequeña ya que muy probablemente detrás de uno de estos créditos se encuentre un servicio muy costoso en forma de comisiones por el uso de los servicios adicionales ajenos al préstamo. 

Guerra de precios

Frente a esta recomendación, se encuentra,  por otro lado, la guerra de precios a la que tradicionalmente se ha sometido la Banca Española.

Anuncios

Esta guerra continúa en la actualidad y especialmente en la concesión de préstamos, cuestión que ya ha advertido el Banco de España, quien vigila expresamente ya que anunció la próxima penalización por dumping (práctica bancaria que consiste en vender por debajo del precio de costo). A esto se suma que viejas prácticas bancarias altamente rentables para la banca española, como la cláusula de suelo, están prohibidas en la actualidad. 

Los bancos españoles tienen una dependencia de sus beneficios al margen de intereses en un 67% en contraste con un 56% correspondiente a la media española. 

La recomendación del BCE así como del Banco de España no es nada sencilla debido a la reticencia de la clientela española, por otra parte justificada, del aumento de las comisiones. No obstante, estas recomendaciones limitan en exceso el campo de acción de los Bancos ya que existen opciones alternativas que podrían aumentar el ingreso de los bancos, como la creación de productos y servicios nuevos sin necesidad de utilizar las limitadas medidas que una banca tradicional y estancada tiene disponibles.  #Ahorro