Hace un año, en julio de 2015, se puso en marcha la facturación de la luz por horas. Con su implantación se eliminaban las subastas trimestrales para la fijación del precio y se intentaba frenar las subidas de los últimos años de la electricidad. Cuando se cumple un año de su vigencia hacemos balance de si esta medida ha cumplido con las expectativas, cómo ha repercutido en nuestras economías y cómo utilizarla para ahorrar en nuestra factura.

En qué consiste la facturación por horas

El importe que abonamos en la factura de la luz es la suma de dos conceptos. El primero es el consumo. El precio del kw se calcula en relación al coste de producción de la electricidad. Y el segundo son los peajes. Un importe fijado por el Ministerio de Industria que computa todos los gastos que se originan en la distribución del suministro eléctrico a cada casa.

Anuncios
Anuncios

En julio de 2015 entró en vigor un nuevo sistema que afectaba a la tarificación del kw: el PVPC (Precio Voluntario del Pequeño Consumidor) que sustituía a la Tarifa del Último Recurso (TUR). Con este método desaparecen las subastas y el precio aplicado a la energía consumida se fija para cada hora en el mercado eléctrico del día anterior.

A partir de las 20:15h., los usuarios pueden consultar en la web de Red Eléctrica el coste de la luz para cada una de las 24 horas del día siguiente.

Cómo se aplica

Si su vivienda dispone de un contador digital dotado de medición horaria, automáticamente se calculará su factura según el consumo a lo largo del día. Si todavía no lo tiene, Red Eléctrica, un organismo independiente de las compañías eléctricas, le aplicará un perfil de consumidor, que elabora y actualiza asiduamente. No obstante, se prevé que para el 2018 el 100% de los contadores de nuestro país sean inteligentes.

Anuncios

Una herramienta para ahorrar

Conocer con antelación el valor de la luz para cada hora puede ser una herramienta muy útil para un mayor control de nuestro gasto. Podemos desplazar, en la medida de lo posible, el uso de nuestros aparatos eléctricos (poner la lavadora o el lavavajillas) a las horas más baratas del día.

Pero, pago más o menos

Durante los últimos años, con las subastas, el precio del kw se había disparado. Por eso, se planteó adoptar un nuevo sistema para intentar controlar este fenómeno. Así se ideó el PVPC. Y como el precio de la electricidad se publica diariamente podemos analizar su evolución, cuando se cumple un año, y constatar si la nueva metodología ha sido eficiente.

Para ello, cogemos el precio medio de junio de 2015 (0,1265 €/kWh) y el de junio de 2016 (0,1000 €/kWh). Comparando los datos con un año de diferencia, observamos que la electricidad ha bajado más de un 20%. Si el repaso lo hacemos a lo largo de los últimos 14 meses (de mayo de 2015 hasta junio de 2016), la evolución del precio de la electricidad es a la baja, especialmente desde enero este año.

Anuncios

Lo que las gráficas y los datos no nos pueden resolver es si este decrecimiento es debido al propio PVPC o a factores externos como la caída del crudo, que ha sufrido la misma tendencia a la baja que la electricidad.

Pero, ¿por qué no se refleja esa gran caída del precio en en mi factura? Ahí está la cuestión. Si bien el primer concepto, el del consumo, ha experimentado un descenso de hasta un 25,11% entre enero del 16 y enero del 15, el segundo, el peaje, ha aumentado, reduciendo nuestro ahorro a prácticamente la mitad (13,02%). #Energías renovables #La economía hoy