Tras el 20D, hemos asistido a numerosas reuniones infructuosas de las que no se ha conseguido conformar un gobierno. Y cuando parecía que los partidos nunca se pondrían de acuerdo en algo, el cobro de la indemnización de transición ha obrado el milagro. Azules, rojos, morados o naranjas. Da igual el color de la formación. Más de 200 ex parlamentarios de distintas formaciones solicitarán esta paga.

Muchos políticos admitían la responsabilidad del fracaso de esta legislatura, pero pocos son (26) los que asumen el castigo. Se consideran culpables de no haber llegado a un consenso, pero no renuncian a la indemnización. Aquí no hay distinciones entre nueva y vieja política.

Anuncios
Anuncios

¿Qué es la Indemnización de transición?

La indemnización de transición es un cobro al que tienen derecho los diputados cesantes, siempre que lo soliciten. Corresponde al sueldo que habrían ingresado por los 53 días de trabajo que distan desde la disolución del Congreso (3 de mayo) y la jornada de reflexión de las nuevas elecciones generales (26 de junio), de haberse constituido la legislatura. Se calcula sobre el sueldo base de un diputado (2.813,87 euros) más los complementos de cada uno, en función del cargo asignado en la Cámara.

¿Quién tiene derecho a percibirlo?

El Congreso está formado por 350 diputados, de los cuales, 121 continúan siendo parlamentarios de pleno derecho. Son los miembros de la Diputación Permanente, único órgano que se mantiene activo en períodos vacacionales y entre legislaturas.

Anuncios

El resto, 229, cesan de su condición de parlamentarios cuando se disuelven las Cortes y tendrían derecho a cobrar esa indemnización, siempre que la soliciten. Un total de 203 diputados han hecho la petición.

Esta indemnización está vinculada a la condición de ser parlamentario en el momento de la disolución, independientemente de la antigüedad. Como curiosidad, este es el caso de Francisco Domingo Cabrera (#PP) que ocupó el escaño de José Manuel Soria, tras su dimisión por su relación con los “Papeles de Panamá” y que tomó posesión de su cargo el 19 de abril. Dos semanas después cesó, pero tiene el mismo derecho a ingresar la indemnización y por el mismo valor que el resto de sus compañeros, pese a tener el honor de ser el diputado más breve de toda la legislatura.

Los “héroes” por siglas

De los 26 parlamentarios que han renunciado al cobro, 11 son del PP y 10 de #Podemos. Sólo uno, de los 90 escaños, proviene de las filas socialistas. Los cuatro restantes pertenecen, uno por cada partido, a ERC, PNV, EH Bildu y UPN.

Anuncios

Y la breve lista finaliza aquí. No hay ninguno de Ciudadanos ni de Democracia y Libertad (CDC).

En el Senado ocurre una situación similar, sólo que la cantidad a percibir es fija (8.345,16 euros). Igualmente, sólo 13 senadores han renunciado, de los 194 con derecho a percibirla. Pero aún hay más. Si nuestros representantes no salieran reelegidos en las elecciones del 26J podrían solicitar, también, una indemnización por cese, siempre y cuando lleven más de dos años en el cargo y no reciban ningún otro sueldo público.

Echando cuentas, ¿cómo no va a haber peleas por ocupar los sillones? #Pablo Iglesias