Existe aún gente que que no se deslumbra ante el fulgor de las celebridades y grandes estrellas de Hollywood, y así lo han demostrado estos días los alumnos del prestigioso London School of Economics and Political Science tras el anuncio de que la actriz Angelina Jolie (Los Ángeles, 1975) impartiría clases en el centro. Es más, les parece un disparate.

La esposa de Brad Pitt ha sido reclutada por la administración del LSE para impartir clases en el programa de Máster sobre Mujeres, Paz y Seguridad. Si bien la actriz es actualmente embajadora de buena voluntad de ACNUR y realizar trabajos de campo para la organización miembro de Naciones Unidas, a los alumnos no les convence.

Anuncios
Anuncios

Nona Buckley-Irvine, presidenta de la Asociación de Estudiantes es enfática: "Los estudiantes dudamos que Angelina Jolie tenga el respaldo académico necesario, así como tiempo para poder cumplir con sus deberes". Jolie ya les ha comunicado que podrá impartir clases siempre y cuando su agenda lo permita. 

El centro de estudiantes cree que la incorporación de Jolie al programa no es más que una táctica de marketing para aumentar el número de inscritos en la escuela. Asimismo se preguntan si la presencia de la intérprete en la facultad no es más que una estrategia para tener más presencia mediática y en su defecto, ahorrar costos publicitarios. Respecto a esas preguntas la escuela ha guardado silencio. Danny O'Connor, jefe de comunicaciones del LSE se ha limitado a contestar que el centro "le confiere el título de profesor visitante a las personas que tienen una distinción por el trabajo que han hecho en la práctica y no necesariamente en el área académica".

Anuncios

Pero los alumnos parecen no respaldar las palabras de O'Connor.

La London School of Economics, perteneciente a la Universidad de Londres, se ubica en vigésimo tercer puesto en el ranking de las mejores universidad del mundo y su coste anual va entre las 19.000 y 25.000 libras anuales, razones suficientes para que sus alumnos consideren la presencia de Jolie un disparate. A pesar del escepticismo, la actriz dice sentirse entusiasmada y esperando con ansias entrar en las aulas para compartir conocimientos.  #Educación