Este economista alemán (1789/1846) Investigó las ideas proteccionistas de Alexander Hamilton en EE.UU y fundó en su país lo que se conoció como Escuela Histórica Alemana (de Economía).

Smith sostenía que la famosa “mano invisible” todo lo regularía y controlaría a través del mercado. Según él “éste es un mecanismo autorregulado y el sistema de precios organiza automáticamente el comportamiento individual”. También postuló la “división del trabajo” y la “teoría de la acumulación” lo cual, según él, aumentaría la producción.

List se dio cuenta que aplicando esas teorías no fue como Inglaterra llegó a desarrollarse, sino más bien lo contrario. El refrán “has lo que digo, pero no lo que yo hago” estuvo y está más que comprobado a lo largo de su historia.

Anuncios
Anuncios

D. Ricardo(1772/1823), J. Say(1767/1832), T. Malthus(1766/1834) y J. S. Mill(1806/1873) con variantes, sostuvieron más o menos lo mismo.

Más cerca en el tiempo, se reflotan tales ideas en lo que se llamó “Neoclasicismo” en un intento de adaptarse a los caóticos cambios del mundo del Siglo XIX (progresos tecnológicos y aparición de sindicatos).

A.Marshall(1842/1924) y L.Walras(1834/1910) llamaron “Teoría Cuantitativa del Dinero” a un intento de darle aspecto científico y matemático a la Economía.

En el marco de la Primera Guerra Mundial, emergió J.M. Keynes(1883/1946) quien rechazó algunos postulados anteriores, argumentando en su “Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero” que la demanda agregada, las expectativas y la función del consumo, resultan fundamentales en la búsqueda del equilibrio y pleno empleo.

Anuncios

Fue atacado por los monetaristas, quienes desestimaron sus propuestas, dando importancia a las cantidades de dinero respecto a la evolución económica y la inutilidad de las políticas de intromisión pública. Se destacó en esta tendencia liberal, Milton Friedman.

En el otro extremo, nos encontramos con las propuestas económicas de K. Marx(1818/1883) quien con el “Capital” indica que el valor de los bienes deriva sólo de la cantidad de trabajo necesario para su elaboración y que el beneficio capitalista surge de la explotación de los trabajadores.

Como se puede observar echando un vistazo a la historia, los resultados de aplicar dichas propuestas económicas fueron devastadoras para el conjunto de la humanidad. El capitalismo y el comunismo tienen algo en común: un grupo muy reducido de personas cuenta con la propiedad de los bienes, en forma privada uno y como herramienta estatal el otro.

La clara causa de tal situación se encuentra en que ambas posturas olvidan intencionalmente el principal factor, la base de toda actividad humana: el hombre y su desarrollo integral deben de ser el centro desde donde todo se inicia.

Anuncios

La economía sin tomar en cuenta al ser humano no tiene el menor sentido de ser.

Por ello su fracaso y sus nefastas consecuencias. Por ello nunca se pusieron ni pondrán de acuerdo los teóricos aunque se disfracen de científicos económicos.

Cuando hubo algunos intentos de poner al hombre como núcleo, ajeno a disquisiciones materiales, se encargaron, de minar esa posibilidad. Por citar un ejemplo, el gobierno legítimo y popular que existió en Argentina hasta el 24 de marzo de 1976, fue brutalmente derrocado por una dictadura que cometió todo tipo de atropellos y crímenes, y cuya razón de ser fue volver a la división del trabajo, al "granero del mundo", al endeudamiento externo y eterno.

La economía así aplicada fue y es otra herramienta de sometimiento, pero mucho más barata... #Crisis #Deuda #La economía hoy