Los antecedentes

Los clientes de los bancos ya llevamos varios años sufriendo los incrementos en las comisiones por mantenimiento de cuentas, imposiciones de más condiciones para disfrutar de ciertos "beneficios", pero es una dinámica en la que entramos y de la que no es fácil encontrar el fin. 

Hubo bancos que ofrecían buenas condiciones, que fueron absorbidos por otros de mayor tamaño, y, a pesar de garantizar que mantendrían las condiciones inicialmente pactadas con sus clientes, finalmente, las cambian a tenor de sus "necesidades organizativas y empresariales".

La historia se repite en el Banco Santander

Para botón una muestra: Banesto, contaba con una filial online que no cobraba comisiones, iBanesto, la cual, tras la absorción por parte del Banco Santander, pasó a ser iSantander, algo que para muchos no tenía mucho sentido en un banco que cuenta con otra filial online, OpenBank, sin embargo, la convivencia se dio durante unos meses.

Anuncios
Anuncios

Tras un período de supuesta tranquilidad, Banco Santander, informó a los clientes de iSantander, que sus cuentas pasarían a ser parte de Banco Santander, y la operativa sería mediante dicho banco, desapareciendo así iSantander. Eso sí, siempre asegurando que conservarían las condiciones de gratuidad de las cuentas, tarjetas, sin comisiones ni otros gastos adicionales. Bueno, hasta aquí todo bien, pero según una notificación recibida por los clientes a día 13 de abril, "a partir del 13 de junio de 2016, las siguientes condiciones particulares que se mencionan, sustituirán en su totalidad a las vigentes hasta el momento", así, de una comisión por mantenimiento inicial de 0€, pasarán a cobrar 24€ trimestrales, y, por cada apunte 0,65€. Es decir, que para una cuenta normal con unos 5 apuntes mensuales, supondrá pasar de 0€ anuales a 135€.

Anuncios

Obviamente, muy amablemente informan a sus clientes que en caso de no estar de acuerdo con las nuevas, pueden rescindir el contrato. 

Conclusiones

Poco a poco han ido desapareciendo opciones interesantes para aquellos que cuentan con ingresos reducidos, es cierto que aparecen otras opciones que aparentemente lo son, pero siempre, hay que leer muy bien la letra pequeña, pues las supuestas cuentas gratuitas, en muchas ocasiones dependen de una cierta cantidad regular de ingresos mensuales, domiciliación de recibos o uso de tarjetas de crédito, por ejemplo. Y si todavía disfrutamos de una cuenta "gratuita", los bancos más grandes quieren cobrarnos más comisiones por sacar dinero en sus cajeros. ¿Quién ganará, el pez grande o el pequeño? Continuará... #Crisis #Ahorro #La economía hoy