El mundo de la banca está en constante evolución, y, dado no quieren bajarse del barco de los ingresos multimillonarios, ha probado múltiples fórmulas: subida de comisiones, fusión de entidades bancarias, imposición de comisiones por reintegros en cajeros de otras entidades, fomento de la banca virtual. En pocas palabras, reducir gastos, personal, y aumentar los ingresos generados y la productividad. 

La última hora en el sector pasa por el Banco Santander, la entidad bancaria más grande de España, que tal y como anunció hace unos días, está planeando el cierre de unas 400 - 450 oficinas en España, así como la reestructuración de los servicios centrales de Santander España, lo que implicará, tal como se está tratando en la reunión que arrancó el día de hoy a las 11 de la mañana, la reducción de la plantilla en un 5% como máximo, o lo que es lo mismo, unos 1.200 empleados. 

Las causas

Debido a que la mayoría de las operaciones mecánicas se hacen cada día más por los canales digitales, se planea el cierre de la cantidad anteriormente mencionada de oficinas, las de menor tamaño donde básicamente se atienden estas operaciones, para reforzar las oficinas más grandes, que pasarán a tener un equipo de unos 8 empleados, que atenderán de forma más especializada a los clientes de la entidad.

Anuncios
Anuncios

Estas grandes sucursales resultantes estarán enfocadas en el asesoramiento de los clientes hacia productos complejos que tienen un mayor margen financiero y comisiones. 

La medida que toma el Banco Santander no es nueva, pues sigue un modelo ya adoptado por otras entidades financieras europeas. 

Los antecedentes

En los últimos años hemos sido testigos del proceso de absorción y final disolución de Banesto por parte del Banco Santander, en el cual la entidad ofreció bajas incentivadas y prejubilaciones desde los 55 años, con el cobro del 70% del salario. En este caso, queda por ver si se seguirá un sistema similar o habrá variaciones.

Qué opinan desde los sindicatos 

En una nota emitida el viernes pasado, el sindicato UGT, considera que "la empresa se está aprovechando la situación favorable que facilita la actual legislación laboral para acometer un proceso de destrucción de empleo, máxime cuando los datos del último año arrojan una retribución para 1.246 directivos de casi 700 millones de euros, mientras la totalidad de la plantilla fueron retribuidos con 971 millones de euros". Además indica que Banco Santander "ha manifestado la imposibilidad de acometer en este momento un proceso masivo de prejubilaciones".

Anuncios

Desde UGT también muestran su disposición a "hacer todo lo posible por minimizar la destrucción de empleo", y de "que las medidas tomadas se adopten por acuerdo de forma no traumática y voluntaria".  #Trabajo #Ahorro #La economía hoy