Fue, tal vez, uno de los sectores más afectados por la #Crisis económica, pero el último año resurgió de entre los escombros para imponerse en un mercado temeroso y aún alicaído.

Desde el 2006 y hasta el 2013 el 86 % de las inmobiliarias del país cerraron sus puertas. Pero los datos actuales zona alentadores, dos años después las agencias han crecido cerca de un 36 % más con respecto al 2014. Los barrios de Almagro y Salamanca, en Madrid, son los que más agencias han tenido en sus zonas tradicionalmente. El recambio que se ha producido durante el 2015 ha apuntado a otras zonas de la capital como Opañel o San Isidro para instalar inmobiliarias.

Anuncios
Anuncios

Según el Banco de España, una familia madrileña invierte alrededor de 6 años de sueldo bruto para comprar una casa de menos de 100 metros cuadrados. Sin embargo, algunos especialistas aseguran que son cerca de 8 los años destinados a la adquisición de un inmueble, pero que pueden extenderse con facilidad a 10 años. Se estima que en otras capitales europeas con 4 años bastaría para que una familia tipo compre una vivienda.

Para calcular si es conveniente comprar una propiedad se utiliza el Price Earning Ratio (PER) una estadística que determina según el alquiler de la vivienda, cuánto tiempo se demoraría en comprarla. Durante el boom inmobiliario el PER de una vivienda en se situó en 33, es decir que llevaría unos 33 años comprarla. En la actualidad la cifra ha descendido a 19, aunque varía notablemente según la ciudad y el barrio.

Anuncios

En Madrid, por ejemplo, distritos como San Blas y Usera tiene un PER  promedio  por debajo de 13.

Madrid, Andalucía, Cataluña y Asturias han comenzado a implementar el pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). Aunque desconocido para la mayoría de los inquilinos, el ITP se aplica desde la década del 90, en la compra y venta de inmuebles. Desde hace varios años, solo se exigía al comprar una vivienda, pero desde el mes de marzo comunidades como la de Madrid han enviado a muchos inquilinos la carta con el importe adeudado.

Este impuesto debe abonarse una sola vez, al firmar el contrato de alquiler o el boleto de compraventa y el plazo para pagarlo es de 30 días. Las cartas para poner en alerta a los inquilinos que adeudan el ITP en Madrid, otorgan 10 días para alegar disconformidad, aunque difícilmente se logre deshacerse de la deuda. El importe, siempre hablando de alquileres, depende del pago mensual de la renta y la cantidad de años que dura el contrato. Por ejemplo, el ITP de un alquiler de 600 € y tres años de contrato, deberá abonarse alrededor de 87 €.

Anuncios

Si se prorroga el contrato o se lo ha hecho, es considerado como una nueva operación, por lo que deberá abonarse otra vez el impuesto. En las cartas enviadas para regularizar la deuda también se imprime los intereses por la mora.

Si quien alquila la propiedad es un profesional que destinara el inmueble como oficina o si lo hace una empresa, entonces está exento de abonar el ITP. Esto ocurre porque cuando se alquila para otros usos que no sea el de vivienda, se abona el IVA, impuesto que reemplaza al ITP del uso hogareño.

  #Ahorro #La economía hoy