Como en un eterno Neoclasicismo, estar a la última asienta su base en retornar a los elementos tradicionales. Pero además de esa sinergia entre lo antiguo y lo nuevo, volver a la herencia del pasado es también otro modo de apostar por el consumo responsable. Maite sabe mucho de ello, es artesana y empresaria y solo en los mercados navideños de Las Palmas de Gran Canaria, trabaja desde hace doce años.

La artesana explica el secreto del éxito de la alfarería, el cual se basa en "la utilidad". Es el caso de los fogueros, elementos muy buscados; se trata de un utensilio tradicional que se utilizaba "para calentar la casa o para cocinar, poniendo debajo el carbón y encima el caldero", explica Maite, que añade: "Es como la cocina de los antiguos, y es otro modo de calentar la casa".

Anuncios
Anuncios

Tostadores de castañas o recipientes para quemar tomillo o inciensos son también muy demandados. De igual modo lo son las piezas aborígenes canarias, como los cuencos de La Palma o como los recipientes para almacenar el vino. #Historia antigua #La economía hoy