Las ramas de mimbre, la palma, esa fibra vegetal que de forma entrelazada consigue útiles y bonitos elementos, traen consigo uno de los oficios más bonitos y antiguos de España, el de la cestería, el #Arte de fabricar este tipo de objetos, entre los que predominan las cestas. 

Miguel Santana, de origen canario, lleva toda su vida dedicándose a este arte, el cual considera que está poco valorado, especialmente para la cantidad de trabajo que requiere. Es frecuente, explica el artesano, que se venda mucha cestería para las romerías, de decoración o para usos concretos, pero no es tan habitual la venta durante el resto del año. 

Las escobas de este material o los utensilios para trabajar el queso son dos de los pocos elementos que se siguen demandando.

Anuncios
Anuncios

"El agua precisa, una buena atmósfera, la necesaria limpieza para poder trabajar, saberse los trucos y mucho oficio" son algunos de los requisitos necesarios para poder trabajar este arte, explica Miguel Santana, que lamenta que hoy en día es "complicado" vivir de ello. "Hay que echarle mucho tiempo porque la palma cede, y debe quedar ni muy dura ni muy blanda, requiere mucho trabajo", añade. #Historia antigua